En Pekín acaba de darse a conocer una noticia…

J.C. RUIZ

En Pekín acaba de darse a conocer una noticia que puede ser alentadora, sobre todo para las naciones en donde proliferan los niños, es decir, en colectividades que se distinguen porque sus mujeres no viven haciendo otra cosa que acostadas en las salas de PARTOS.
Parir y comer.
Como en México, este México lindo paridor de escuincles al por mayor, con la frase estereotipada tan conocida:
-Que nazcan los hijos que Dios te dé, hijo mío…
¡Y BOLAS… ahí van los bodoques como chorizos…
El método pekinés es bueno y se refiere a una esterilización eficaz cien por ciento, que se ha experimentado en un hospital militar chino. Esto reveló el diario China Daily que se edita en inglés. El nuevo procedimiento no necesita ninguna intervención quirúrgica, como en los casos utilizados actualmente en el mundo, sino una simple inyección de una mezcla a base de fenol para “bloquear los oviductos de la mujer”.
Ojalá que de inmediato, Miguel ordene que se traigan, aunque haya que gastar divisas, unos veinte millones de inyecciones para contener la paridera de un hilo que nos tiene llegando a los cien millones de mexicanos, lo que nos impide que alcance lo que se produce para la mesa mexicana. Sería ideal, como dice Luciano:
“Vieja que tenga más de cinco chilpayates, va pa´l catre a que le piquen el trasero con esa fabulosa inyección y se acabarán las fábricas ambulantes de mocosos tragones y gastadores de zapatos…

Dejar un Comentario