Infección urinaria en niños

Infección urinaria en niños

Ocurre por la presencia de gérmenes patógenos en la orina de los pequeños

Por: Antonio Aragón Valenzuela
La infección de vías urinarias es un trastorno que se manifiesta con un proceso inflamatorio y es frecuente en la población pediátrica. Pueden aparecer porque las bacterias que normalmente están en la piel de alrededor del ano o de la vagina llegan a la vejiga o los riñones.
Se dice que el problema se presenta con más frecuencia en niñas, aunque también en niños, sobre todo menores de cinco años de edad que no están circuncidados.
Expertos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) resaltan que el problema está relacionado con la población adulta, pero los niños también son un grupo vulnerable.
El médico especialista en urología, Víctor Acuña Barreda, afirma que el problema está presente al grado de que el 20 por ciento de la consulta está concentrada en la atención de niños menores de cinco años, pero con mayor presencia en niñas.
Existen diversos motivos para que pueda aparecer este fenómeno, entre el reflujo vesicoureteral, que es una infección por la que la orina fluye de nuevo hacia uréteres y riñones. Normalmente se presenta al nacer.
Otra causa son los pañales y no limpiarse bien hacia atrás después de haber ido al baño, sobre todo en el caso de las niñas; esto puede provocar que las bacterias lleguen a la apertura por donde sale la orina, además otra causa es vestir prendas muy apretadas.
El doctor Salvador Cuevas Villegas, del IMSS, del Servicio de Urología Pediátrica, explicó que la infección en vías urinarias se asocia frecuentemente con una bacteria que vive en el intestino, conocida como Escherichia coli, y es responsable de entre 80 y 90 por ciento de casos en menores de cinco años.
En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que este trastorno se diagnostica en 1 por ciento a los niños y 3 a 8 por ciento a las niñas. La mayor parte de las infecciones ocurre durante los primeros años de vida.

 

SÍNTOMAS

Entre los signos de alerta para los padres de recién nacidos y lactantes destacan: Fiebre sin causa evidente, falta de apetito, anorexia, expulsión involuntaria de orina por la noche, palidez, irritabilidad, náuseas y vómito ocasional.

 
A diferencia de la población adulta, la infección de vías urinarias en los niños menores de dos años tiene mayor dificultad para el diagnóstico, pues con frecuencia es confundida con infecciones respiratorias virales, lo que implica el riesgo de complicaciones y secuelas por la posibilidad de desarrollar cicatrices renales desde el primer cuadro de infección urinaria hasta en 60 por ciento de las veces.

 
Es elemental realizar un examen general, así como un cultivo de orina antes de medicar al paciente.

 

 

LA INFECCIÓN SE TRATA CON ANTIBIÓTICOS 

La infección urinaria en niños se trata con antibióticos. Este tratamiento es adecuado para niños mayores de seis meses, ya que en caso de que sean mayores a esa edad, o que su enfermedad presente más complicaciones, debe verlo el especialista. En estos casos puede ser necesario hospitalizar y administrarles antibióticos a través de la terapia intravenosa.

 
Es importante que durante el tiempo que padezcan la infección beban mucha agua.

 

 

¿CÓMO PREVENIR LA INFECCIÓN?

 
Para evitar que los niños puedan contraer la infección urinaria es recomendable asumir las siguientes medidas: Evitar darles baños de espuma, ponerles prendas de vestir sueltas, tomar muchos líquidos, mantener limpia el área genital, enseñarles a ir al baño varias veces y evitar pañales apretados.

 
Por otro lado, se ha comprobado que entre 10 y 60 por ciento de menores de dos años presentan cicatrices renales desde la primera infección de las vías urinarias, una lesión que se sufre en sus riñones como consecuencia del proceso inflamatorio, queda tejido muerto que ya no filtra, ya no desintoxica las sustancias que se desechan a través de la orina y se pierde gradualmente la función renal.

 
El urólogo pediatra del instituto afirmó que entre el 10 y 25 por ciento de los niños que no fueron diagnosticados ni tratados correctamente, hoy son los adultos jóvenes que llegan ya con insuficiencia renal, de los cuales un gran porcentaje requerirá diálisis, hemodiálisis o trasplante renal.

Dejar un Comentario