La Amapa

La Amapa

De Álamos, al mundo

Juan Vidal Castillo
Las amapas, apamates o maculís (Tabebuia rosea) son árboles residentes de la sierra de Álamos que tienen doble personalidad, ya que durante la mayor parte del año pasan desapercibidos, pero en la primavera se transforman radicalmente y opacan a todos sus vecinos durante su prolífica floración. Por su belleza el escritor sonorense Ignacio Lagarda tituló una de sus producciones literarias como “El color de las amapas” libro donde el historiador alamense habla del primer secuestro registrado en Sonora, específicamente en este Municipio de Álamos durante los años setenta.

También se conocen por una variedad de nombres locales: roble amarillo, roble colorado, roble prieto y primavera, entre otros.

En México, dos especies de amapa destacan durante su floración en las selvas tropicales secas del Pacífico: la primavera (Tabebuia donnell-smithii) y la amapa prieta o roble amarillo (Tabebuia chrysantha), ambas de flores amarillas.

El maculís de flores rosas (Tabebuia rosea) también ocupa las selvas húmedas del Golfo y junto con la amapa prieta se les puede encontrar en parte de la península de Yucatán.

Las tres especies son utilizadas como árboles ornamentales y podemos disfrutarlas en muchas ciudades con clima tropical, como Oaxaca, Cuernavaca y Tuxtla Gutiérrez. La amapa prieta es conocida en Colombia como guayacán y en Venezuela, donde es el árbol nacional, como araguaney.

La madera de estas especies se ha utilizado para la decoración de interiores en muebles, pisos, chapas, construcción de botes, artesanías y cajas. Sus hojas se utilizan como remedio tradicional para bajar la fiebre y su corteza cocida se usa como cura para la diabetes, paludismo, tifoidea y contra parásitos.

En México, las poblaciones del roble amarillo (Tabebuia chrysantha) y de la amapa (Tabebuia palmeri) se consideran amenazadas debido a la transformación de su hábitat y a su explotación irracional.

En Álamos los troncos completos fueron utilizados para vigas de las techumbres de las casonas de este pueblo mágico por ser resistentes a las termitas y aunque usted lo no crea después de dos siglos de haber sido instaladas se conservan intactas, tal es el caso de la antigua tienda de abarrotes de la comunidad de la aduana, y en una sección del hotel los portales de esta cabecera municipal, durante sus días de floración son un verdadero espectáculo en el área conocido como la aguamarina sobre la carretera Álamos-Navojoa donde prácticamente los cerros se visten de rosa-morado.

FICHA TÉCNICA
El nombre común es Amapa rosa y que pertenece a la famina Bignoniaceae.

Es un árbol de tronco derecho, a veces ligeramente acanalado con pocas ramas gruesas y horizontales. Su origen es Americano y puede alcanzar una Altura hasta de 25 mts, (su tronco mide 70 cm de diámetro)

Su copa es estratificada, convexa con las ramas ascendentes, que luego se hacen horizontales.

La textura de su corteza es fisurada y suberificada pardo-grisácea oscura, con surcos y costillas longitudinales escamosas, interna de color claro a crema rosado. Grosor total de la corteza de 16 a 30 mm.

Las yemas de sus hojas nos dan hasta 5 mm de largo, son anchas, desnudas con abundantes escamas pequeñas, lenticelas redondas y grandes. Sus flores se dan en racimos que crecen en el extremo de las ramas; corola con forma de embudo, de 5 a 10 cm de largo, rosa-lavanda, magenta, rosa lila o casi blanca con el cuello amarillo; frutos, cápsulas cilíndricas, atenuadas en ambos extremos, de 22 a 38 cm de longitud y de 0.9 a 1.5 cm de ancho; semillas con alas membranosas.

Sus frutos: Son cápsulas estrechas de hasta 35 cm de largo, lisas, con 2 suturas laterales, péndulas, pardo oscuras cubiertas por numerosas escamas visibles con una lupa, con el cáliz persistente; contienen numerosas semillas aladas y delgadas, blanquecinas, de 2 a 3 cm de largo. Fructifica de marzo a junio.

Su riego: Debe ser moderado aunque de manera silvestre recibe la humedad de las lluvias y del sereno, florece de febrero a junio, meses en los que pierde su follaje.

Su reproducción: Es posible por medio de semillas, estacas y acodos aéreos, en primavera.

Su localización: Se le encuentra en la vertiente del Golfo, desde el sur de Tamaulipas y el norte de Puebla y Veracruz, hasta el norte de Chiapas, también forma parte de de selvas altas o medianas subperennifolias y subcaducifolias o selvas bajas caducifolias en Yucatán, Sonora y Sinaloa.

Usos recomendables: Por la belleza de sus flores se utiliza como planta de ornato para embellecer parques, banquetas, camellones y jardines particulares. Proporciona buena sombra durante el verano. Observaciones: Se presenta indistintamente en suelos de origen calizo, ígneo o aluvial, le perjudica el clima frío.

ESPECIE PROTEGIDA
El árbol de Amapa, es una especie protegida por la ley; atentar contra él por ignorancia o dolo es un delito federal que amerita sanciones y elevadas multas económicas, situación que para muchos es desconocida.

De acuerdo al artículo 27 constitucional, los recursos naturales, la flora y fauna son propiedad de la nación.

La norma 059 de la SEMARNAT establece la existencia de especies reservadas, y que en el caso de la amapa, sólo pueden ser talada si representa riesgo y se tramita un permiso ante autoridades.

Su tala es merecedora de sanción por parte del Municipio y hasta multas de más de 3 mil salarios mínimos y 6 años de prisión, dependiendo la dimensión del daño al tratarse de un delito federal.

Dejar un Comentario