Como decíamos ayer…

de frases oportunas e ingeniosas esta pavimentado el camino de aquí hasta el Cementerio… O tal vez hasta el infinito… en un artículo reciente un agudo comentarista y experto en el manejo del lenguaje, quéjase de que los correctores le tienen el hígado dañado de tantos cambios y babosadas que le introducen en sus escritos. Hace poco aludiendo a un texto de José Luis Borges, ese genial escritor argentino, escribió:
“Ese autor fue además un gran fabulista”.
Los “genios” de la corrección dejaron pasar la errata y el texto quedó así:
“Ese autor fue además un gran FUTBOLISTA”.
Con cuánta razón NN dice que cuando el animal inferior se oyó llamado así por el hombre, le gritó, en el paroxismo de su cólera:
¡SUPER ANIMAL!
Hace poco menos de dos semanas otro exigente escritor escribió en un cuento esta frase: “Quedó el pobre hombre apenas sostenido por sus HUESOS”. Los magos de la corrección permitieron este abominable cambio:
“Quedó el pobre hombre apenas sostenido por sus HUEVOS”.

Dejar un Comentario