Suman ocho años de tragedia ABC

Suman ocho años de tragedia ABC

Padres de víctimas encabezan marcha exigiendo justicia

Mónica Miranda
La marcha del recuerdo de 49 niños que perdieron la vida en el incendio de la Guardería ABC en 2009, dio inicio con el retumbar de tambores en un mismo golpe.

En punto de las 6 de la tarde, Patricia Duarte, mamá de uno de los menores fallecidos expresó en el mensaje de arranque a la manifestación el agradecimiento a los asistentes que a ocho años continúan acompañándolos en su lucha.

“En el aniversario de esos niños que no debieron sufrir lo que sufrieron, que no debieron morir ese 5 de junio de 2009, niños fallecidos, niños expuestos, niños lesionados, les agradecemos profundamente que a 8 años no olviden y que sigan con nosotros marchando”.

Mientras se tenga el respaldo de los ciudadanos, no abandonarán la causa, exclamó, en busca de la justicia que merecen las 25 niñas y 24 niños que apagaron su luz en aquel siniestro.

“No nos vamos a cansar, no podemos olvidar el sufrimiento de nuestros niños, es la tragedia más grande del Estado y no es posible que la justicia todavía no llegué a las familias”.

Al unísono de “ABC nunca más”, “ABC ni perdón, ni olvido” y “justicia ABC, padres, niños, adultos, ancianos, profesionistas y medios de comunicación marcharon por convicción propia para que este fatídico hecho no se repita en la historia de Hermosillo.

La primera parada la hicieron en la Iglesia San José, donde como cada año lanzaron globos blancos al cielo, uno por cada menor muerto en el incendio. La segunda fue en las instalaciones de una compañía telefónica donde ciudadanos esperaban con sus hijos para lanzar más globos.

Aunque el camino fue largo, con 39 grados sobre el contingente y el cansancio por los 5.2 kilómetro de distancia recorridos desde las instalaciones de la Guardería hasta las escalinatas de la Universidad de Sonora, no hubo impedimento para que los hermosillenses asistieran al compromiso de lucha y solidaridad.

Fueron más de 60 niños los que resultaron lesionados al ser expuestos al fuego ese día, mismos que marcharon con sus papás y hermanos después de 8 años, hay quienes sólo recuerdan vagamente lo sucedido pero creen en la causa por la justicia de quienes fueron sus compañeros de clase.

A las 8 de la noche concluyó la marcha con la llegada de todo el contingente a las escalinatas de la Universidad de Sonora, en el que se integraron bandas de guerra y actos simbólicos de personas en zancos que escenificaron esta protesta.

Aquí se realizó el pase de lista de cada menor caído, seguido del remate “no debió morir”.

Dejar un Comentario