Se extrañan en Inglaterra de que los diputados…

Se extrañan en Inglaterra de que los diputados, ceremoniosos miembros de uno de los Parlamentos más famosos del mundo, son muy afectos al chupe. Sobre todo con ese whisky escocés que lo tienen como nosotros el tequila, al alcance del brazo.
Y cuando esos diputados se ponen eufóricos, aprueban leyes a cien por hora pero muchas veces, la euforia los mueve a hacer todo lo contrario: A no aprobar nada que no está de acuerdo con sus convicciones y derechos de sus representados.
¡Cuánta falta les hace en México un empujo de esta índole a nuestros aprobadores diputados que jamás protestan, excepto el día que alzaron el brazo y luego lo volvieron hacia el cielo, palma al ristre, para cobrar las dietas!
Y posiblemente estaban hasta el ajo de churumbones cuando se pusieron de pie para aplaudir la devaluación de Echeverría…

Dejar un Comentario