Quisieron acusar de irreverente…

Quisieron acusar de irreverente a un destacado cronista del D.F., porque utilizaba temas religiosos, pero sanos, en sus colaboraciones hebdomadatarias. De primera entrada una amiga de su mujer, vieja liebrona y bragadona le dijo a la señora:
–Mira chulis, está bueno que le digas a tu marido que si sigue publicando cosas de la Religión, lo van a boicotear y no te asustes si además le mandan dar una golpiza.
La liebrona no se enteró, por más señas maliciosas que le hacía la mujer del cronista, de que se encontraba en casa, –hecho muy raro a esa hora del chisme–, el marido que riéndose le contestó:
–Mire chulis… los mejores cuentos verdes y colorados que uso en mis materiales, me los platica el Padre Orellana… Y para que usted documente su pesimismo, ahí le va éste, que fue el último que me contó echándonos una buena movida de jarra:
–Ya viejo, Adán sonreía displicente: “No más oigo decir que Eva fue la madre del género humano, y me quedo callado. ¿Para qué voy a informar acerca de mi segundo frente?…

Dejar un Comentario