De nuez, pretensos a la Alcaldía y al Congreso…

Por: Bernardino Galaviz

 

 

-De nuez, pretensos a la Alcaldía y al Congreso empezaron a echar la casa por la ventana en el Día del Niño y mañana Día de las Madres y el de los maestros, con anuncios de más pantallas planas, vistosos ramilletes de flores y suculentas comidas en los restaurantes

-A las carreras andan con apapachos, guiños y besitos, como si hace mucho te conocieran, con la cara de benefactores y el perfil de ovejas del humilde pastor divino

-Repartiendo dulces, pasteles, juguetes, balones, comida, tablet, laptop, celulares y seguramente plasmas, estufas, lavadoras, y otros artículos electrónicos el 10 de mayo

Justificado o no, algunos aún despachando en la sede de los poderes municipales o desde la LXI Legislatura local y desde San Lázaro allá en la metrópoli capitalina, verbigracia “El Chavalo” Díaz Nieblas y Próspero Ibarra Otero, este treinta de abril, en plenos festejos del Día del Niño, asomaron las primeras señales de ir por la codiciada Presidencia Municipal y al parecer vienen con todo, salvo Heliodoro Soto Holguín, no sabemos si le vaya entrar a la reelección, no obstante los formales obstáculos atravesados y los acuerdos de facto tramados con los presidentes de los comités ejecutivos nacional y del Estado, Ricardo Anaya y David Galván, respectivamente, en cuya estrategia con su fundación del mismo nombre, Panchito Vásquez Valencia, con las consejerías acaparadas a nivel nacional y el Estado, prácticamente se han convertido en un dique infranqueable para “El Chavalo”, además del reforzamiento diario con las actividades partidistas de su alfil José Alberto Ramírez, el afamado “Kalulo”, quien a base de pura saliva ha pretendido reactivar al blanquiazul, a sabiendas de necesitarse diariamente gruesos mazos de billetes contantes y sonantes, con los que cuenta Díaz Nieblas, por cuyo hoyo, este, pretende colarse hasta convertirse en el indispensable abanderado del pálido blanquiazul, en el peyorativo concepto prohijado por el engreído agricultor, ”de político pobre, pobre político”, como lo repetía en la década de los setenta, para lo cual, con magno evento en su oficina de enlace, en donde según sus incondicionales logró reunir más de 2000 niños, le susurraban con la “Gillete” en las manos sus compinches, en el éxtasis de la barbeada, insuflándolo cada vez más, para terminar de encaramarlo en la nube donde ya vuela a 10 mil metros de altura como cantaba don Cornelio Reyna; dándole según él, el 20 y las malas, a la no menos protagónica Elda Gómez, quien igualmente repartió juguetes, pasteles, balones, piñatas a unos 800 niños en el Estadio Jesús C. Ibarra, por cierto casi convertido en propiedad particular de su marido, con el pretexto de ser dueño del equipo beisbolero Los Gallos de esta tierra de los generales, por cierto también cuna de caciques desde el siglo antepasado, en cuyo periodo, los generales Otero, dominaban gran parte de los escenarios de la vida nacional, regional y municipal. Con estas ínfulas, patrocinada por el abundante dinero y seguramente los sabios consejos de César Bleizeffer Vega y “El Negro” Gerardo Gaytán Fox, por cierto con sendas apariciones formales, después de tener meses vueltos ojo de hormiga, sobre todo el primero, si no es que a salto de mata por los presuntos enlistados del fiscal anticorrupción Odracir Espinoza, el samiraqueño Ramón Antonio Díaz Nieblas, según sus cuentas, de paso también arrasó con el magno evento realizado por la calle Agustín de Iturbide, entre Juárez y Madero, por la Fundación Pancho Vásquez, amenizado por La Kandente, en donde los kalulistas aseguraban haber reunido cerca de cinco mil almas, en donde dominantes fueron los infantes, no tardando mucho en ir por la respuesta, pues al siguiente día, víspera de la celebración, en las oficinas de enlace, los chavalistas estimaban reunir unos 2000 chiquillos y lo lograron y lo generalizaron por toda la ciudad, mientras los de la Fundación Vásquez Valencia, ciertamente habían tenido mucha gente pero no por méritos propios, sino por el arrastre del conjunto musical de moda, la hoy por hoy, famosa y popular Kandente. En esos mismos días para ser más exactos, un bulmarista de hueso colorado, Donato Mota Rubalcaba, con cochis y borregos a la vuelta y vuelta, con el sello del “Popo” Ríos, por rumbos de La Rosita celebró su cumple, hacia donde desfilaron largas filas de fans tricolores, dos días antes de definirse la dirigencia municipal del ex invencible, ya muy tarde como repite mi Noki, finalmente retomada por el Lic. Gerardo Cota Patiño, quien como registro único, previo acuerdo de la Comisión de Asuntos Internos, por unanimidad fue electo como el nuevo pastor del corral priísta, quien tras reconocer el buen trabajo y la ”sabiduría” desarrollado por su antecesor Jesús Alberto “El Chimo Melindres”, se propuso convertir al ex invencible, en un partido de guerreros, prestos para el combate en pro de un proselitismo político propositivo y triunfador, reorganización de cerca de cincuenta secciones, comités y comisarías, para repetir sin mayores contratiempos en la Alcaldía, en un consabido escenario, según se está trasluciendo hasta la superficie del común de los cristianos, el tristemente célebre diputado federal, cada vez más se resigna a haber quedado fuera de la jugada, a la par del creador de Marabunta, el oriental Adrián Valdez Lam, a quien no le auguran un mejor futuro, por aquello de los berrinches y la mecha muy cortita, mientras a Fernandito, aún se le mueve una mechita, dicen ellos, porque se la deben, desde que pretendió arrebatarle el banderín a fierro plebes, a pesar de saber que venía palomeado desde la capital de la república, en cuyo pecado llevará la penitencia de su insolencia e inmadurez caciquil, anticipan sabiondos de la cálida polaca, en esta tierra de los generales.

Dejar un Comentario