En cuestiones de medir las edades de la gente

En cuestiones de medir las edades de la gente, no hay una regla definida, sobre todo, en el caso de las mujeres, que se han hecho cirugía plástica o estética. Hay también actores de cine, teatro y televisión, que disfrazan la ruquería con un buen maquillaje, un tratamiento facial o de perdida una máscara fija de hule espuma.
Los expertos dicen que la mejor hora para que las demás oculten el arruguerío delator, es la tarde o la noche, siempre que no haya candilejas o luces incandescentes, capaces de revelar un secreto a voces.
Pero la definición más exacta en esta materia, que acabamos de leer en un agudo comentario de un escritor-periodista capitalino, nos dice con franqueza y sinceridad la verdad de lo que ocurre. Dice el párrafo conducente:
“La mujer, por lo general, denuncia su edad antes del desayuno y el hombre, después de la cena”.

Dejar un Comentario