Un espacio para el encuentro con Dios

Un espacio para el encuentro con Dios

Por: Roberto Aguilar

 
Hoy en día, encontrar un espacio donde se pueda reflexionar y tener un contacto íntimo con la espiritualidad del ser humano, es muy difícil, pero para el Templo Calvario contar con todos los elementos que te permitan esta experiencia es cosa sencilla.

 

 
En un amplio terreno, bajo la sombra de una gran cantidad de árboles, la congregación de cristianos pastoreados por Enrique Figueroa puede tener ese contacto espiritual con Dios en la búsqueda de ser mejores humanos.

 

 
Alrededor de 120 personas, entre adultos, jóvenes y niños, acuden a este sitio en la salida norte de la ciudad para aprender un poco de la Palabra de Dios.
El pastor Enrique Figueroa dijo que no importa al grupo que se pertenezca, mientras se viva una vida apegada a Dios es más que suficiente.

 

 
“En la Biblia dice que Jesús es el camino a Dios y sólo a través de él se llega, entonces bajo esa cita yo me he regido, sin importar en qué grupo esté, simplemente mientras viva una vida de fe y esperanza, apegada a las enseñanzas de la Biblia”, expresó.

 

 
Refirió que hoy en día la sociedad ha perdido el humanismo, el interés por las cosas de Dios, lo cual vuelve a una sociedad violenta, sin valores y sin respeto por los hermanos.

 

 
Enrique Figueroa aseguró que una de las finalidades de su congregación cristiana, es innovar para que la juventud se acerque a una vida fuera del libertinaje, de los vicios y de las cosas negativas que no llevan a nada.

 

 
“Aquí tenemos retiros, festejos, todo un buen ambiente para que los jóvenes se entretengan de una manera sana y productiva, es muy bonito este sitio que reúne los elementos para brindar esas opciones”, dijo.

 

 

 

Sostuvo que lo importante es tener a Dios para toda la vida y no sólo para cuando sientan que “el barco se esté hundiendo” acercarse.

 

 
“A mí me entristece cuando la gente se acerca a Dios sólo porque se sienten que se está hundiendo y cuando se componen se retiran, no juzgamos cada quien tiene su tiempo, pero sí buscamos enseñar que vivir bajo la guía de Dios es para siempre, no sólo para ratos”, sostuvo.

 

 
Por otro lado esta congregación se ha caracterizado por ayudar siempre al que lo necesita sin pedir nada a cambio, ya sea con ropa, despensa, aparatos ortopédicos, lo que tengan al alcance y crean que pueden ayudar al hermano.

 

 
“Valores como la solidaridad son los que tratamos de impartir para que los niños y jóvenes que están aprendiendo de nosotros, crezcan con su lado humanista y con respeto a Dios”, enfatizó.

 

 
Invitó a quienes estén interesados a ser parte de este encuentro y tengan la inquietud de tener un encuentro con Dios, se acerquen al lugar y ahí se les recibirá con los brazos abiertos.

 

 
“Nosotros nos reunimos los domingos de 10 a 12 de la mañana, pero todos los días siempre hay hermanos o yo mismo para atender las inquietudes del hermano”, finalizó.

Dejar un Comentario