Deben proceder legalmente contra Monsanto

Deben proceder legalmente contra Monsanto

Luz del Carmen Paredes y APRO.-

Estudios científicos avalan el daño generado al medio ambiente, a la alimentación y a la salud, ocasionados por los productos distribuidos por Monsanto, por lo que es momento que sea juzgado por tribunales judiciales y no quede en otro señalamiento más hecho por la sociedad civil, apuntó Ramón Morales Valenzuela.

Resaltó que Monsanto es el encargado de distribuir el Roundup, herbicida cuyo ingrediente principal es el glifosato, o Faena (nombre comercial con el que se distribuye en México) y que está plenamente identificado como cancerígeno.

El presidente de Agricultura Experimenta Alternativa (AGREXA), indicó a nivel Valle del Yaqui este producto se distribuye incluso por los órganos encargados de cuidar la Sanidad Vegetal, pese al conocimiento que se tiene del daño a la salud y el deterioro que causa al suelo.

Por lo anterior, convirtió al Valle del Yaqui en el “Valle de la Muerte”, por el alto número de casos con cáncer que se han detectado en la placenta de mujeres embarazadas y en la leche materna; sin embargo, en general la incidencia de cáncer y otro tipo de enfermedades degenerativas está directamente relacionado con el uso de agroquímicos y semillas transgénicas.

Reiteró que es imperante que la empresa Monsanto enfrente un proceso jurídico, para que tenga efecto, porque de lo contrario seguirá con sus prácticas en deterioro del medio ambiente y la salud pública.

TRASNACIONAL DESESTIMA CONCLUSIONES DE TRIBUNAL AMBIENTALISTA

 

La empresa Monsanto, gigante internacional de las biotecnologías y la agroindustria, tachó ayer de “resultados premeditados” las conclusiones del “Tribunal Internacional Monsanto”, el cual sostuvo que a lo largo de los años las actividades de la empresa causaron múltiples violaciones a los derechos humanos en distintos lugares del planeta.

En una postura oficial, Monsanto sostuvo que el Tribunal fue organizado por “un particular grupo de detractores de la tecnología agrícola y de nuestra compañía, que también fungió como juez y jurado en el mismo”.

“En el momento en el que la opinión pública busca distinguir los hechos de la ficción, esta opinión consultiva, que no constituye un argumento legal, puede ser mal interpretada”, añadió la empresa.

El Tribunal Internacional Monsanto insistió, en su fallo, que no es una instancia de justicia: se trata de un Tribunal de Opinión, una iniciativa de la sociedad civil cuyo objetivo consiste en emitir una opinión legal sobre “situaciones o sucesos muy problemáticos”.

Un Tribunal de Opinión, integrado por jueces de carrera, opera como un tribunal normal: a raíz de una denuncia –en este caso, de la sociedad civil–, recoge testimonios y evidencias, a los que somete a un análisis de derecho y normas internacionales. Con base en este análisis, emite su opinión, la cual no es jurídicamente vinculante.

El Tribunal Internacional Monsanto aseveró, desde La Haya, que el gigante agroindustrial violó el derecho a un medio ambiente saludable, a la alimentación, a la salud, a la libertad indispensable para la investigación científica, e incurrió en el “ecocidio”, si este delito fuera reconocido en el derecho internacional.

La opinión del Tribunal fue aplaudida por organizaciones ambientalistas mexicanas, entre ellas Greenpeace, cuya asesora legal, María Colín, aseveró que “constituye una valiosa aportación para que las víctimas de los productos y actividades de Monsanto en distintas partes del mundo puedan traer tales argumentos y conclusiones como material de prueba y alegatos en los procedimientos que se hayan presentado o pretendan presentarse en el ámbito nacional”.

Dejar un Comentario