Teatro en Cajeme… En el marco de la celebración mundial

Teatro en Cajeme… En el marco de la celebración mundial

Por: Jesús Carvajal Moncada

La celebración por el Día Mundial del Teatro, instituida desde 1961 por Instituto Internacional del Teatro, se acompaña de la emisión de un mensaje alusivo, donde actores, actrices, directores, dramaturgos y personas relacionadas con esta disciplina artística exponen sus reflexiones en torno al posicionamiento, compromiso y alcance social de esta actividad escénica. Unas de los aspectos en que se ha enfatizado recientemente es acerca de la postura del arte teatral en relación a los hechos violentos que se viven en diversas regiones del mundo, incluido México, por supuesto.
Actos terroristas, refugiados, luchas sangrientas por el mercado de las drogas, violencia de género, son algunos acontecimientos que han aparecido en el escenario mundial, y ante lo cual debemos emprender acciones decididas para cambiar una parte de la trama de nuestra vida diaria. El teatro puede contribuir notablemente al incremento de la consciencia en la población al reflejar problemáticas sociales en sus montajes, aunque ciertamente ésta no es la única temática a abordar.
El nivel de estos discursos aborda cuestiones actuales y ciertas, aunque generales La situación del teatro difiere de acuerdo a contextos específicos, lógicamente. En cada uno de los espacios geográficos se presentan condiciones distintas para su surgimiento y permanencia. En la ciudad de Hermosillo actualmente se cuenta con una licenciatura en artes en la Universidad de Sonora, de la cual una de sus opciones es el teatro. Es difícil asegurar que toda persona dedicada a esta actividad sea egresada de la mencionada institución educativa, pero sí que la formación ofrecida en la universidad marca tendencias a seguir en los montajes
En Ciudad Obregón, hablando de capacitación, ésta estuvo presente sólidamente en momentos en que el Instituto Tecnológico de Sonora (ITSON) decidió extender su oferta artística a la comunidad. De ahí surgieron los talleres y posteriormente los grupos artísticos. Varios de ellos, en el caso del teatro, han pasado por el ITSON, entre los cuales los de mayor duración, muy probablemente, sean el grupo Paradigma, dirigido por la maestra Dommy Flores, y después de éste el grupo Gruta, del maestro Adrián Rojas. Ninguno de ellos existe en la institución actualmente, y desde entonces no ha habido una regularidad semejante a la de esos grupos en la escuela de forma que lleguen a madurar en su material humano y sus proyectos. Incluso, la Licenciatura en Gestíon y Desarrollo de las Artes contó con un grupo teatral, a quien posteriormente la jefatura de la carrera retiró su apoyo y la mencionada agrupación desapareció.
La gente que se ha dedicado a esta labor se desprendió de los grupos ya comentados, así como de otros proyectos y talleres, mientras otros se han incorporado a nuestro medio después de una etapa de sus vidas en otras regiones. Hacer una revisión histórica sobre el desarrollo del teatro localmente requiere de un espacio extenso, lo importante hasta aquí es que en el gremio se observa por lo general el interés y la pasión por presentar algo al público. Se buscan recursos y espacios, se mantienen las inquietudes. En cuanto a la permanencia, la compañía más longeva es La Petaka, que con más de 20 años en actividad ha impulsado el teatro musical en el formato infantil, junto al trabajo con adolescentes y adultos en este género, además de montajes de otro tipo, como La jaula de las locas, Los insignificantes y obras de un máximo de 15 minutos en diversos espacios del centro cultural, en lo que se conoce como teatro en corto, por mencionar algunos proyectos recientes.
Descontando a esta compañía, la situación del teatro localmente se observa irregular, con poca tendencia de ejecutantes y directores a la capacitación. A esto se une el que instituciones educativas de nivel superior y la Dirección de Cultura Municipal no han establecido políticas que guíen con firmeza y seguridad el desarrollo del teatro en Cajeme. La situación no depende de impulsar determinado género teatral, sino en dominar los fundamentos, para conmover a cualquier tipo de auditorio más allá de las personas cercanas a cada compañía. Podría pensarse entonces que el futuro aparece muy difícil, pero sí es posible pasar en muchos casos de la pasión por hacer teatro a niveles profesionales de realización si se aplican políticas adecuadas, y si éstas consideran una clarificación de criterios de calidad de los productos, la circulación de los mismos y la medición de su impacto social. En la identificación precisa de las dificultades se encuentran las opciones de solución a las mismas.

Dejar un Comentario