El sorprendente caso de Cajeme y los municipios más prósperos de Sonora

Por: Demian Duarte

 

Debo reconocer que me impactó y me dejó con el ojo cuadrado el estudio presentado por la ONU, en coordinación con Habitat, la SEDATU e INFONAVIT, respecto a las ciudades más prósperas de México, aspecto en que incluso ya patentaron un índice denominado CPI o “City Prosperity Index”.
La razón de mi sorpresa es que Cajeme, aún a pesar de sus problemas y situaciones particulares, se convirtió en la ciudad o Municipio mejor calificado, por encima de Hermosillo, pero superando también a urbes como Guadalajara, Monterrey, Mérida y la misma Ciudad de México.
Estoy seguro de que su reacción será la misma que tuve yo, me dejó perplejo, y aunque seguramente esta noticia le hace la mitad de su administración al alcalde Faustino Félix Chávez, es importante revisar los detalles que llevaron a este que tenemos que reconocer es un logro enorme.
Ojo, es importante asimilar que pese a que Cajeme tuvo una calificación de 67, muy superior a la media nacional que es de 55.1, esto no quiere decir que sus problemas hayan quedado resueltos de manera mágica, la inseguridad sigue ahí y el atraso en cuanto a desarrollo económico también, y más que nada yo veo este triunfo como una oportunidad para que Ciudad Obregón despegue.
La clave para Cajeme en cuanto al índice tiene que ver con su infraestructura, la sustentabilidad y la calidad de vida que ofrece, como ciudad considerada pequeña, de menos de 500 mil habitantes, lo que le permitió rebasar por la derecha a Hermosillo y además dar un salto adelante de otras ciudades que enfrentan entornos de mayor complejidad, porque para empezar cuadriplican o incluso tienen 10 veces más habitantes que Obregón.
Sin embargo debo decir que eso no le quita mérito y que al final el reconocimiento como la ciudad más próspera del país debe aprovecharse.
Mire, hoy por hoy Cajeme tiene la oportunidad de una vida, con el aterrizaje de Constellation Brands ahí y la cuestión de que la enorme inversión pensada originalmente para Mexicali, pueda terminar en tierras sonorenses. Hay algunos otros temas de alto impacto para ese municipio, en especial la inversión aeroespacial, el proyecto de Biofields y en especial la posibilidad de que la producción agrícola del Valle del Yaqui entienda que la oportunidad está ahí y que pueden proveer de insumos a la nueva industria agroalimentaria que necesariamente será conducida por la producción de cerveza para el mercado de exportación.
Cajeme no es el único municipio de Sonora que aparece en el estudio, le sigue y de cerca Nogales, otra ciudad con enormes problemas, pero que por sus dimensiones y diversificación de su economía, entre la industria manufacturera, y la logística para exportaciones, tiene un crecimiento explosivo de su economía, así que también habrá que señalar que a Cuauhtémoc Galindo, le fue muy bien al cerrar la primera mitad de su administración.
La frontera se colocó en el puesto 6 entre las ciudades consideradas pequeñas, posición en la que le sigue Agua Prieta, que se coló al lugar 20, después viene Guaymas en el 26 y Caborca en el lugar 38.
Hay que señalar que el estudio se hizo en 152 municipios urbanos del país y que considera una mezcla entre las características de la población urbana y rural e incluso contempla ciertos aspectos de la vida en zonas conturbadas.
Hermosillo es punto y aparte, porque se le considera una ciudad mediana de entre 500 mil a 1 millones de habitantes y se ubica en el lugar 3 del estudio, detrás de Cancún en Quintana Roo y Morelia en Michoacán y con una calificación que se ajusta a la media, es decir la capital con sus enormes retos tiene 55.1 de CPI, y creo que eso son buenas noticias para el alcalde Manuel Ignacio Acosta.
El otro nivel de CPI es el de ciudades grandes, donde aparece Guadalajara en primer lugar, después Monterrey, Culiacán, además de Tijuana y Mexicali; justamente Hermosillo, que todavía tiene menos de 1 millón de habitantes compite en esa liga, tanto por la inversión como por las oportunidades de negocios, y al ser una economía altamente diversificada, maneja un índice de prosperidad similar al de las grandes ciudades del país, sin tener la enorme problemática que la Ciudad de México o Monterrey.
Creo que en el caso del alcalde de Hermosillo, el mensaje es el mismo, asumir el resultado como la oportunidad de mejorar y meterle muy duro en la segunda mitad de su administración. Aparecer de tercero entre las ciudades de la misma talla, es una excelente noticia, ser el 12 en la escala nacional no es un mal dato, sin embargo la capital del Estado enfrenta retos importantes, la infraestructura es uno terminal, pus no se puede pretender ser una ciudad competitiva cuando vives con las calles literalmente destrozadas.
Tampoco puedes ser competitivo con los problemas de inseguridad que tiene una ciudad como la capital. Y mire, creo que ambas situaciones son los dolores del crecimiento, ser la ciudad que crece a un ritmo superior al de la media nacional y acercarnos al millón de habitantes tiene como consecuencia que la infraestructura se vea rebasada, lo mismo que la capacidad de respuesta de las autoridades, que ahora enfrentan situaciones, necesidades retos y vicios de una población que crece, se multiplica y busca cómo acomodarse.
La capital tiene a su favor su enorme diversificación y auge económico, así que los otros problemas, se puede resolver siempre y cuando se les ofrezca el nivel adecuado de atención. Son retos que muy bien pueden ser oportunidades, o problemas, todo depende como se aborden.
Ahora los casos de Nogales con Cuauhtémoc Galindo, o Agua Prieta con Héctor Rubalcava, Guaymas con Lorenzo de Cima y Caborca con Karina García, ocupan lugares más o menos razonables en la escala del estudio, justo ayer le hablaba en este espacio del puerto y la región costera y creo que el nivel que se le concede a Guaymas por debajo de la media nacional engloba precisamente la necesidad de que se desarrolle la desaladora.
Habrá por supuesto que revisar la evolución caso por caso en cada uno de estos municipios, para verificar sí en efecto se consiguió avanzar, se llegó a un punto muerto, o de plano las cosas fueron para atrás. Las implicaciones políticas y económicas de actor en cada caso, saltan a la vista.
Correspondencia a demiandu1@me.com
En Twitter @demiandu
En Facebook Pasión por los Negocios

________________________________________

Dejar un Comentario