A punto de arrancarse la carrera rumbo al 2018 en Huatson

Por: Bernardino Galaviz

 

-Cuacos, percherones y una yegua se pasean en los tastes citadinos

-Un cuaco cuarto de milla dicen que ya trae la vara para ganar

Mientras el delegado Nichols , vino, le pegó una calentada a la tierra de los generales y regresó a la capital del Estado al parecer en busca de nuevas instrucciones, acá en los tastes citadinos de esta plaza, varios pretensos al timón del vetusto exinvencible, algunos de nuez se placean, para ver si los toman en cuenta, a sabiendas que sus mejores tiempos ya se fueron, para otros aún no llega el momento y para el que va a ser, apenas se va a iniciar el tejido de los acuerdos, con que unánime lo van ungir, si es que se logra la candidatura de unidad, que según otros va a estar muy pelón el cochi, por lo que como en el pasado no muy reciente, de regreso tendrán que optar por el ejercicio democrático, con lo que anticipadamente, doble contra sencillo aseguran se abrirán más las fisuras con que se resquebrajará aún más la estructura en que se han sostenido las cúpulas partidistas para mantenerse en el poder, por cuya culpa y los enfrentamientos y divisiones al interior del desacreditado tricolor a partir de 1997, con todo chivas hubieron salir de la sede del poder municipal, al triunfo primeramente del Partido de la Revolución Democrática y Acción Nacional, ambos alternando durante dos trienios cada uno. Con estas aleccionadoras enseñanzas, dolorosas hasta donde se sabe, porque dicen que sobre todo a las elites familiares les ha dolido hasta el … tuétano; de nuez, más de los mismos y dos que tres de la chiruza, para ponerle sabor al caldillo democrático ya se apuntaron y desde su nube andan que no los calientan los abrazadores rayos del sol, sólo a unos días de que despidamos el invierno; todo mundo los conoce, pero para que no digan que no están registrados en el escaparate de la vida pública de esta tierra de los generales, en donde a la vez, en estos momentos valen mucho pero a la vez no valen nada, de ahí que el orden en que serán enunciados, a capela por no decir de otra manera, nada absolutamente significa. Javier Ruiz Love, preclaro representante de lo que fue la potente iniciativa privada, más que Fernando Rosas Planagumá, pudiera servir para importantes acuerdos y equilibrios, toda vez que con los sumos del poder económico, de todas maneras cuenta más en el ambiente político al interior del partido, al ser Ruiz Love, un militante que durante las buenas y las malas, para favorecer a su partido no ha dejado de quitar el dedo de la cureña; por lo que en ese sentido, Rosas Planagumá, le debe el veinte y las malas, al ser prácticamente un advenedizo como cuadro político, sin el roce suficiente y menos la trayectoria para enfundarse como es debido la camiseta de los colores patrios, mas en estos cruciales tiempos por venir en que el partido como los candidatos tendrán que rifársela ante un conglomerado unido en su contra e incrédulo por tantas fechorías y corruptelas cometidos en nombre de sus siglas. Adrián Valdez Lam, es el otro que con el slogan de Marabunta y desde los servicios regionales de la SEC, no ha dejado de publirelacionarse, montado sobre los programas del Gobierno del Estado y la SECOP, para mantener viva la imagen, por cierto también arrastrada hacia el suelo por la pesada losa del multicuestionado diputado federal, bajo cuya hoy maltrecha aureola, emergió al escenario político, quien los berrinches al inicio del proceso electoral pasado por haber sido desechado por su mismo padrino, insistente se mantiene a sabiendas que durante los últimos dos años caballo le ha sacado al preferido de Ibarra Otero, el tal Fernandito, que según las huestes, ni fu ni fa por ningún lado; en cuyos terrenos colaterales al también ex omnímodo partido en el Poder, Elda Gómez , con la fundación del mismo nombre, por cierto prefabricada exprofeso con miras a retomar el poder municipal, no ha dejado de hacer proselitismo en las comunidades, sobre todo yoremes para sacarle jugo a la extrema pobreza, la ignorancia y la marginación de cientos de familias en donde ya se sabe de dónde viene y a qué le anda tirando la esposa del diputado federal del séptimo distrito; esto es, en tanto el Lic. Gerardo Cota Patiño, con un enorme trabajo social desarrollado desde su ex responsabilidad, en el organigrama de la Comuna, constituye sin igual capital político, suficiente para dar los saltos cualitativos en las pizcas del 2018 y ni quién lo dude, al haberle salvado una media docenas de comités de desarrollo social y comisarias a sus más cercanos adversarios, a quienes por cierto, nomás para que sepan quiénes son, les quedó debiendo unos buenos coscorrones. Aparte se cuece Donato Mota, el chaparrito empresario del agua, quien metido en el corazón de algunos sectores social y los buenos deseos de Bulmaro Pacheco, pudiera resultar buen cuadro, si es que antes y estratégicamente no es feriado, para en su lugar quedar encumbrado el flamante presidente de la Fundación Colosio desde donde pretende brincar al Congreso local o mínimo a la Presidencia Municipal, para emular al ex invicto caudillo de la revolución mexicana, el general Álvaro Obregón.

Dejar un Comentario