La polémica tarifa del transporte

Por: Demian Duarte

 

Un gran tema, con profundidad y complejidad política, social y económica se aproxima al foco de la agenda pública en Sonora, y no es otro que el del transporte urbano.
Quizá usted recuerde que la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano comprometió a inicio de año que por 3 meses (es decir enero, febrero y marzo) la tarifa se mantendría intacta y que incluso le haría la lucha para que no se moviera en todo el año, a partir de generar ahorros.
Incluso ella misma puso sobre la mesa una propuesta para que se les recorten a los partidos políticos las prerrogativas en este año, que no es electoral en Sonora, dicha iniciativa llegó al Congreso de la Unión, sin embargo para que esto avance se necesita de muchos acuerdos y voluntad política, lo que no se ha visto en San Lázaro respecto a ese tema, menos en una etapa en la que ya hay una contienda política en Estado de México, Nayarit y Coahuila.
El asunto es que se esperaba obtener de ahí 52 millones de pesos, que serían para cubrir el tema del transporte por otros 5 ó 6 meses. El mismo Congreso de Sonora recortó también otros 12 millones que servirían para otro mes y medio, todos esos ahorros se asume que se destinarían a transporte.
El hecho es el siguiente, la tarifa de 7 pesos puede resultar muy favorable al usuario, pero es una bomba de tiempo para las finanzas del Estado, la tarifa tiene 10 años sin tocarse y es evidente que los costos de operar el servicio de transporte público han crecido con la inflación. Este año el colmo fue el “gasolinazo” pues el aumento de golpe y porrazo al combustible, principal insumo del transporte, sacó las cosas de proporción.
Mire, durante el 2016 el subsidio al transporte costó 200 millones de pesos, es decir 16 millones 700 mil pesos al mes. Sin embargo el impacto del aumento en las gasolinas, ha aumentado ese costo en 10 millones cada mes, esto significa que para mantener la tarifa invocada en este año, el Gobierno tendría que erogar poco más de 300 millones, dinero que no se tiene, o dinero que se tendría que quitar a otros programas, por eso el razonamiento de algunos en este momento es ir tras el aumento.
Me dicen algunos enterados que la tarifa real que se debería pagar en Sonora es de 11.50 pesos por pasaje, lo que representa un aumento de casi el 65%, sin duda un golpe a la economía de las familias, que usan por necesidad el servicio de transporte urbano, de modo que la decisión es compleja. Y es que nada sirve subir 1 o 2 pesos, porque el subsidio persistiría, de modo que los ahorros podrían borrarse.
Mire, en Sonora 600 mil personas usan de manera cotidiana el servicio de transporte urbano, y de hecho hay sectores como el industrial que dependen de los camiones para el transporte de su personal, la clase trabajadora se mueve en los camiones, eso es una realidad, y por eso es que se toma tanto cuidado y atención al trato con los concesionarios.
No se diga estudiantes, amas de casa y demás usuarios, la realidad es que la economía de Sonora se mueve a través del transporte urbano y el problema no es privativo de Hermosillo, Ciudad Obregón y Navojoa. Hablamos de sistemas de transporte urbano en Nogales, en San Luis Río Colorado, Agua Prieta, Caborca, Guaymas y Empalme, todos esos sistemas necesitan atención, pues todos forman parte del delicado equilibrio que se debe generar para garantizar que la economía de Sonora se siga moviendo.
Por ahí Luis Iribe, director de Transporte en Sonora ha hecho esfuerzos importantes en la modernización del servicio, se han incorporado unidad, al grado de que en Hermosillo operan ya 300 camiones, hay oportunidad en las rutas y podemos decir que son más confortables y seguras de lo que eran hace 2 años.
Cabe ahí el argumento de que al haberse mejorado el servicio es razonable el aumento, sin embargo tengo entendido que la gobernadora no quiere el incremento, por considerar que un encarecimiento súbito representaría un golpe adicional a la economía de las familias, que de por sí han sufrido el efecto del gasolinazo, y la secuela de alzas e inflación que esto ha traído consigo, sin embargo el acto de gobernar implica revisar todos los ángulos de un tema y tomar decisiones que a veces son complicadas, pero que buscan ante todo un equilibrio.
Mire, por eso le digo que tiene todo tipo de implicaciones y es un asunto delicado, la medida es polémica, créame que el asunto tiene varias semanas sobre el escritorio de la gobernadora Pavlovich, que ya ha escuchado acerca de las implicaciones políticas de la medida, las financieras, al respecto de cuanto se podría ahorrar el mismo gobierno, o al revés cuanto tendría que invertir en el tema, y las sociales.
Sonora ha entrado en una etapa interesante de recuperación económica, se palpa y se percibe que hay empleo y la posibilidad de la gente de mejorar su calidad de vida, es por eso que tomar una decisión de ese tamaño en este momento, tendría alcances difíciles de medir al respecto del descontento que pueda generar, y sobre todo cuál sería la intensidad de hacerlo hoy, qué tipo de repercusiones tendría de cara al 2018 y de qué manera afectaría la imagen de la gobernadora, qué impacto tendría sobre la economía que resurge y qué alternativas se pueden tomar.
El tema da para mucho y en estas dos semanas que le quedan a marzo será el centro de la discusión. No diga que yo le dije.
***
Un tema muy sensible e importante se abordó ayer en el Congreso del Estado, es el asunto de la donación de órganos que el diputado Luis Serrato llevó al Pleno en busca de crear mecanismos que incentiven esa práctica, tales como becas o incentivos a la educación de los hijos de quien tenga la desgracia de fallecer y haya tomado la previsión de autorizar se utilicen sus órganos útiles para salvar a otras personas.
En este caso el diputado panista (quien de hecho asume la coordinación del grupo parlamentario a partir de hoy) tomó el tema por el trágico deceso de su amigo Gabriel Domingo, quien falleció en diciembre pasado y de quien sus órganos fueron donados, representando una oportunidad de vida para 90 personas.
A la iniciativa del PAN, se sumaron los diputados del PRI, que en voz de su coordinador Epifanio Salido Pavlovich, recalcaron el alto interés que el tema reviste, de modo que ahora el tema estará en manos de los líderes de las bancadas, que impulsarán el tema hasta sus últimas consecuencias.

Correspondencia a demiandu1@me.com
En Twitter @demiandu
En Facebook Pasión por los Negocios

Dejar un Comentario