El relevo de Gómez Reyna

Por: Demian Duarte

 

A partir del miércoles se dará el anticipado relevo en la coordinación de la bancada del PAN en el Congreso del Estado, entrará Luis Serrato Castell, y la dejará Moisés Gómez Reyna, y mire, a pesar de ser un movimiento muy anunciado, no dejan de llamar la atención las circunstancias en que se presenta.
Debo decir de entrada que Gómez Reyna ha realizado una labor extraordinaria, a pesar de que todos sabemos llegó al Congreso en circunstancias —por decir lo menos— complicadas. Ser la principal fuerza de oposición en el poder Legislativo no es algo sencillo, a quien asume ese papel le tocan las horas más complejas, porque es objeto de todas las críticas, de todas las presiones y de una gran atención mediática. Sobre él se colocan muchas expectativas tanto del Gobierno en turno, como de la opinión pública.
A Gómez Reyna le han tocado las horas difíciles, en especial con las discusiones duras, en especial con el tema de los presupuestos del 2015 y 2016, pero también en la discusión de las cuentas públicas del Gobierno de Guillermo Padrés. Su desempeño ha implicado oponerse a temas polémicos, como la concesión del alumbrado público en Hermosillo o de la recolección de basura en Cajeme.
A él le tocó el desmembramiento de la bancada, cuando 4 de los entonces 13 integrantes decidieron votar en contra de la línea del partido y aprobar el crédito de 5 mil millones de pesos solicitado por el Gobierno del Claudia Pavlovich. A favor de esa petición votaron ya sabe usted Manuel Villegas, Carolina Lara, Lisette López Godínez y Sandra Hernández.
Esto causó tanta rispidez al interior de la bancada azul, que los 4 fueron separados de ella, incluso Javier Dagnino, recalcitrante padresista, los calificó de “las 4 llantas ponchadas”.
Al final las cosas mejoraron, se reintegró formalmente la diputada López Godínez, Sandra Hernández se ha mantenido como una aliada muy cercana y Manuel Villegas y Carolina Lara se mantienen en abierta rebeldía.
Sin embargo Gómez Reyna ha logrado mantener un liderazgo importante como oposición, además de una relación de respeto con sus colegas de los otros partidos, se trata de un legislador con agenda en especial en los temas de de desarrollo económico y educación, y su experiencia previa como secretario de economía en el gobierno de Guillermo Padrés le concede un valor único, que debe aprovecharse.
Al final su buena relación con Epifanio Salido Pavlovich, coordinador del grupo legislativo del PRI, ha permitido al Congreso del Estado manejarse en una divisa de consensos, el 97 por ciento de los asuntos legislativos han salido por unanimidad, se acabaron las sesiones reventadas y la 61 Legislatura se distingue de otras por su enorme productividad y por la puntualidad persistente en la realización de las sesiones.
Conversé con el diputado en las vísperas de su relevo y me dijo que su empeño ha sido en todo momento tener una postura de atender las demandas de la ciudadanía, a partir de una divisa importante de ser contrapeso, en aquellos puntos donde la ciudadanía debe tener voz, con una oposición responsable y constructiva.
“No se trataba de oponerse de manera rabiosa a elementos propuestos por las diferentes fuerzas políticas solamente por el calificativo de hacer oposición”, apuntó.
Gómez Reyna fue reconocido el fin de semana por la dirigencia del PAN por su desempeño en el cargo, ahora se integrará como un diputado más a la coordinación de Luis Serrato Castell, quien es dueño de una mayor experiencia legislativa (ya ha sido diputado local en 2 ocasiones y diputado federal en otras 2) y quien tiene un perfil distinto al de Gómez Reyna.
La expectativa es que durante la segunda mitad de la 61 Legislatura, el papel que asumirá la bancada blanquiazul mantenga el perfil de profesionalismo, aunque quizás con una dosis más fuerte de oposición incluso más discusión en torno a los temas. No es que Serrato tenga un ánimo de trabar las cosas en el Congreso, es más me atrevo a decir que de entrada habrá mucho dialogo, muchos acuerdos y negociación.
De hecho se reintegrará a la bancada Sandra Hernández, aunque Carolina y Manuel se mantendrán al margen.
El asunto es que en esta fase arrancará el proceso electoral, y el PAN naturalmente buscará reforzar sus posturas con la mira de construir candidaturas.
Vamos es posible que incluso muchos de los diputados que hoy son activos netos de la bancada, se vayan a las campañas, tal es el caso de Sandra Hernández y Armando Gutiérrez, que quieren ser alcaldes de Nogales, Carlos Fu que tiene las mismas pretensiones por Agua Prieta, no se diga Lina Acosta Cid, que quiere buscar la diputación federal, Célida López Cárdenas que quiere buscar la Alcaldía de Puerto Peñasco, incluso Javier Dagnino sopesa la posibilidad de competir en su natal Cananea.
Incluso el coordinador Luis Serrato es mencionado de manera insistente como uno de los perfiles para contender por la candidatura a alcalde de Hermosillo, lo mismo que Gómez Reyna, aunque tenga claro desde ahora, que ambos podrán quedar integrados a la lista de candidatos a diputado federal plurinominal.
Al final el relevo le dará al grupo legislativo del PAN una bocanada de aire fresco, y le permitirá al mismo Gómez Reyna tener los elementos a mano que le permitan el empuje para seguir construyendo su camino en la política.
Correspondencia a demiandu1@me.com
En Twitter @demiandu
En Facebook Pasión por los Negocios
________________________________________

Dejar un Comentario