Claudia Pavlovich, el final del primer cuarto

Por: Demian Duarte

 

El Gobierno de Claudia Pavlovich llega hoy a cumplir su primera fase. Son 18 meses o el 25% de la administración, el primer cuarto, y lo hace de una manera particularmente exitosa, pues en estos días ha tenido la capacidad de enderezar la nave, corregir el rumbo y regresar a Sonora al camino de lo deseable y lo correcto.
Quizá para algunos sea difícil de ver o entender cuál es la obra del Gobierno de Claudia Pavlovich; aquí se lo resumo en tres palabras: Confianza, economía y bienestar.
No verlo es no entenderle a este asunto, porque si bien existen quienes quisieran ver puentes o grandes obras de infraestructura poniéndose en pie, la verdad es que sería absurdo construir este tipo de elefantes blancos, cuando lo que estaba alrededor se encontraba en ruinas.
Así que creo que con una buena planificación de los tiempos, el Gobierno de Claudia se determinó a comenzar por el principio, reconstruyendo, primero la confianza, después la muy dañada infraestructura que quizá pocos ven, pero que es vital para la economía, que está particularmente en las zonas rurales, donde confluyen la producción agropecuaria y la minera.

 

El tercer paso ha sido muy importante, y se ha ejecutado de manera magistral, que es impulsar la economía, recuperar el crecimiento y con esto dar un salto en cuanto a la captación de inversiones, generación de empleos y regresar a Sonora al escenario de un círculo virtuoso, en donde inversión, derrama económica y consumo interno confluyen para darle impulso a los distintos factores de producción.
Ahora, la efeméride de este lunes es importante: Se han cumplido 18 meses puntuales desde aquél 13 de septiembre, donde la gobernadora Pavlovich asumió el cargo, y se comprometió a resolver los problemas de la Entidad, e incluso a recuperar la grandeza de Sonora, señalando, como usted debe recordar, que primero iba tras por urgente, después lo necesario, lo que daría impulso precisamente para alcanzar su objetivo central, que es ir por un Estado en auge.
El ejercicio de Gobierno se parece a una carrera de larga distancia, en la que el objetivo principal es terminar en buena forma, cumpliendo los objetivos. No se trata de correr como loco y desbocarse, se trata de administrar bien las energías, porque al final de cuentas la meta es lejana, la distancia es larga y todo depende de qué tan bien se haya entrenado para conseguirlo, pero también de que tan buenas o malas decisiones se vayan tomando en el camino, hay que administrarse y no quemar todo en las primeras etapas, porque más adelante lo vamos a necesitar.
Mire, si lo ponemos en términos de lo que sería una maratón, el día de hoy el Gobierno de Pavlovich alcanzó 10.5 kilómetros, de un total de 42. Sin duda que se siente bien, quizá demasiado bien en este momento, con ganas de acelerar un poco e irle restando obstáculos a esa meta que ya parece acercarse.
La fase siguiente es alcanzar la mitad del Gobierno, que en términos maratoniles implica ir tras el kilómetro 21, y sí en este caso la maquinaria bien aceitada del Gobierno estatal sigue funcionando como se espera que sea, le puedo adelantar que entramos en una etapa muy interesante, porque creo que veremos en los 18 meses por venir lo mejor que puede ser una administración de Gobierno, con grandes resultados, un impulso importante en la generación de empleos, además de inversiones en infraestructura, que podrán seguirse comprometiendo a partir de dinero del Gobierno Federal y del sector privado.
Vamos, si en la primera fase alcanzó el Estado el “Sonora Moment”, porqué no pensar que esa etapa puede prolongarse y llegar hasta septiembre del 2018 con esas condiciones.
Hace unos días, por ejemplo, a propósito de la estadística de empleos generados en el primer bimestre de este año (que son 17 mil), la gobernadora Pavlovich me comentó que se sentía feliz y muy motivada al respecto, y ese es el tipo de sensaciones que se ocupan en la fase inicial, es como la adrenalina que ocupamos los corredores para sentirnos bien.
Las cosas le marchan bien a Claudia y los suyos. Lo hecho en esta primera etapa no es menor, de hecho creo que es bien merecida esa sensación de felicidad y euforia que tiene, y créame que la necesita para la etapa que viene.
Los retos irán creciendo, y por ejemplo ya está a la vista el que quizá sea uno de los primeros momentos decisivos, que no es otro que la definición de las distintas candidaturas a cargos de elección popular, donde por supuesto la gobernadora necesita ir colando a gente de su equipo a las distintas posiciones y cargos de elección popular, precisamente porque de eso depende cómo le pueda ir en la segunda etapa de la carrera.
La gobernadora va a necesitar refrendar la mayoría que su partido tiene en el Congreso del Estado y avanzar en cuanto a posiciones en los municipios, en un Estado que al salir del 2015 manifestó un bipartidismo. Y digo que lo necesita, porque es muy posible que en la lógica de lo que viene en la política nacional, a partir de diciembre del 18, ya no sea un priísta quien mande desde la Residencia Oficial de Los Pinos, lo que obligadamente cambiará los escenarios, la duda es si para bien o para mal.
¿Qué se recomienda para esta etapa? Por supuesto ir sumando kilómetro a kilómetro con energía, alcanzar nuevos logros y no bajar el ritmo; sin embargo, también es momento de no desgastarse inútilmente y no desperdiciar fuerza, que se va a necesitar en la segunda mitad del sexenio.

Dejar un Comentario