Sonora Moment: El aporte laboral

Por: Demian Duarte

 

Toda historia tiene sus enfoques distintos y sus ángulos de visión diversos, y en el caso de la historia de éxito que se ha comenzado a configurar en Sonora a partir del resurgimiento de la economía del Estado, por supuesto que hay varias visiones que deben concurrir en el punto para garantizar que no sea nada más por un periodo y después se acabe.
Es necesario que todos los factores converjan, desde el interés del sector privado, que es generar ganancia, el político, que es generar una situación de bienestar que le permita a los gobiernos en turno plantearse la idea de una gestión exitosa y a partir de ahí construir sus escenarios, el social y el económico, que se traduce en los resultados numéricos; sin embargo en esa ecuación como elemento central, no debe perderse de vista el enfoque laboral y sindical.
Mire, está claro que construir una economía de éxito es poner las cosas sobre una mesa de 3 patas, una es la que aporta el capital, la otra es la que aporta la gestión, gobernabilidad y paz social suficientes para que fluya la inversión y la otra es la que aporta el trabajo, la fuerza de obra, que es un factor tanto o más importante que el capital mismo. No se puede explicar el auge alcanzado sin la confluencia de esos tres factores, y sí uno de ellos falla, créame que se el resto de derrumba como castillo de naipes.
Por eso decir que alcanzamos los 590 mil empleos y que Sonora es muy exitoso y atractivo para la inversión, incluye precisamente a los trabajadores sonorenses y a los distintos sindicatos que le dan vida al sector laboral, como elementos que garantizan que en esa mezcla esté incluido el valor del trabajo y un intangible que resulta esencial, que es la paz laboral.
En este aspecto creo que la mayor central obrera que existe y opera en Sonora, que no es otra que la Central de Trabajadores de México o CTM y que encabeza Javier Villarreal Gámez ha asumido un rol fundamental, en lo que viene ocurriendo en Sonora alrededor de esa que creo es la mayor historia de éxito de la administración de Claudia Pavlovich, y que no es otra que el impulso y recuperación de la economía a partir de la confianza.
Imagínese que diferente sería esa historia si la marca de la casa fuera la inestabilidad laboral, paros locos y huelgas continuas.
La CTM es una organización que ha sabido conjuntar los intereses de sus agremiados y ponerse al día al respecto de temas como capacitación, manejo de crisis y mejoras contractuales para sus agremiados, que poco a poco comienzan a percibir un cambio en la lógica de como son las relaciones obrero-patronales en Sonora.
Por ahí habrá que reconocerle a Horacio Valenzuela, que es el secretario de Trabajo la buena dosis de mano izquierda que le pone al tema de las negociaciones, sin embargo para ser la CTM un gremio que lo mismo está en las relaciones con el sector de manufacturas aeroespaciales y electrónicas, que en el sector minero o el automotriz, incluso últimamente en el sector educativo, pues la CTM como tal ha venido ganando contratos colectivos de trabajo en instituciones de nivel superior en el Estado, en donde antes de su llegada los trabajadores académicos no tenían ni siquiera las prestaciones de Ley.
Y mire, usted puede decir muchas cosas acerca de la CTM, que es una organización sindical con una abierta afiliación política al PRI, o que entre sus prácticas está el corporativismo, sin embargo más allá de esos modos que forman parte de la lógica de cómo se construyó esta organización sindical, hay que reconocer que como tal el cetemismo, ha sabido adaptarse, modernizar sus estructuras y estar a la altura de las circunstancias, recientemente por ejemplo en sus instalaciones estatales se inició con la impartición de clases para una licenciatura en gestión social del trabajo, que se imparte precisamente en la Universidad Obrera de la CTM.
En estos momentos por cierto, corre la fase final del proceso de revisión y renegociación de contratos colectivos de trabajo, prestaciones y salarios, y hablamos de más de 3 mil relaciones obrero patronales, una etapa que es vital para que las cosas terminen por embonar este año en este Sonora que queremos de mejora en lo económico, pero de una mejora que sea tangible, que se aprecie y que se note en la llegada de inversión productiva, pero también en las percepciones de los trabajadores de esas empresas, que merecen mejorar su calidad de vida.
Me reportan de parte de la CTM que se han logrado grandes acuerdos, con aumentos que van desde el 5 y hasta el 8 por ciento, lo que no es poca cosa, por la etapa de la que vamos saliendo, y lo mejor es que la expectativa apunta a que con la llegada de proyectos productivos de alta tecnología ahora sí, los sueldos y salarios del sector industrial, comiencen hacerle justicia a nuestros trabajadores.
***
Llamó la atención ayer el nombramiento de Sylvana Beltrones Sánchez, hija de ya sabe usted quien, como secretaria general adjunta del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, donde acompañará a la ex canciller Claudia Ruiz Massieu en una labor titánica y muy compleja de poner las cosas a punto, de modo que el tricolor llegue competitivo a las elecciones federales del 2018.
Ahora para Sylvana, actual diputada federal plurinominal, se trata de un nuevo escalón que sube en su camino por alcanzar la cima y convertirse en cabeza de fórmula para la elección senatorial por Sonora, una carrera en donde el verdadero debate es quién la acompaña en la contienda y donde la ruta parece muy pavimentada para garantizarle su posición en el Senado y después usted ya sabe.
Correspondencia a [email protected]
En Twitter @demiandu
En Facebook Pasión por los Negocios

Dejar un Comentario