Anécdotas del ayer de Cruz Roja de Cajeme… El niño que se salvó de milagro

Everardo Tapia Urías

Ocurrió un accidente cerca de Fundición, donde un carro lleno de llantas chocó con un volkswagen. Y debido a que el carro lleno de neumáticos no bajó la luz y el del volkswagen se encandiló, en el accidente murieron los padres de un niño recién nacido.
Cuando llegamos al percance se escuchó el llanto de un pequeño; al parecer cuando surgió el choque, el niño voló por los aires y quedó en la orqueta de un huinolo y como iba el niño protegido con un overol, cuando llegó el federal de Caminos prendió el spartline para iluminar y hacer el rescate del niño. Unos lugareños prestaron un machete para despuntar el arbusto y así rescatar al pequeño, luego los socorristas lo pusieron en el toldo de la patrulla Federal de Caminos para revisarlo y el bebé estaba ileso, no tenía ningún golpe, pero como estaba llorando mucho, tenía hambre.
Para el caso se buscó una señora que amamantara al niño. Llegamos al restaurante y una señora morena dijo: “Yo estoy criando a mi hijo, yo lo amamantaré”, y el niño se prendió del pecho de la buena señora, se quedó dormido. El pequeño se trajo a Cruz Roja para prestarle la atención requerida. Para el caso, el Sanatorio Ramos tenía banco de leche y se prestó para apoyar al bebé; poco después el niño fue recogido por sus abuelitos, de Hermosillo.

Dejar un Comentario