Álamos, la bella y señorial (Segunda parte)

Álamos, la bella y señorial (Segunda parte)

América Pina Palacios

Resultó muy agradable cada día, contemplar el escenario situado entre el Templo de la Purísima y la Plaza de Armas, donde los niños y bastantes adultos disfrutaron sendas obras; sencillas, pero con una intención educativa a no dudar, como La voz de los libros, su lenguaje apropiado y comprensible, colorido vestuario y argumentos sencillos. Nuestra única sugerencia, alguna protección para el sol, que a esa hora del día estaba bastante fuerte.
El MUSEO COSTUMBRISTA ofreció el recorrido: De la filantropía a la canción…Ortiz Tirado, el médico, escenificando pequeñas cápsulas de la vida del Dr. Ortiz Tirado, dándonos a conocer así los momentos relevantes de su biografía, para que entendamos, a ciencia cierta, cuáles fueron sus méritos, porqué un Festival de esta importancia lleve su nombre.
En el templo, este día disfrutamos al pianista Emmanuel Sabás, con una gran técnica. Nos cautivó, aunque se alargó bastante el concierto y las bancas del templo no son nada cómodas, pero indudablemente valió la pena.
Hoy visitamos el RINCÓN DEL ARTE, donde el maestro Ángel Luzanilla transmitía a niños y adultos las técnicas para trabajar la cerámica con sus propias manos, elaborando instrumentos musicales.
Una gran Noche de Gala disfrutamos, con el tenor Francisco Araiza y la soprano croata Marija Vidovic. El maestro Araiza, considerado uno de los tenores más importantes a nivel mundial y miembro permanente de la Ópera de Zurich; Marija, ganadora del primer lugar en el concurso de canto de Dubrovnik y alumna del maestro Araiza. Sólo podíamos esperar lo mejor, y así fue en cuanto a sus bellas interpretaciones, pero… nos ofrecieron 46 canciones y se nos pidió que no aplaudiéramos hasta el final. Pues no nos resultó agradable, continuar en una misma posición por un tiempo tan largo; el aplauso permite movernos en el asiento y relajarnos un poco entre una y otra interpretación, realmente fue difícil pasar las 46 canciones sin poder aplaudir, al final denotábamos bastante cansancio.
En el Callejón del Templo, Alejandro Filio nos dejó un agradable sabor de boca. Cantamos con él, aplaudimos sus interpretaciones, saboreamos las letras; en fin, se nos brindó la oportunidad de participar de varias maneras en el espectáculo y así lo disfrutamos más.
Ya es miércoles, qué pronto pasa el tiempo. Hoy nos daremos el gusto de desayunar con Teresita en su Bistro. Hicimos la reservación pertinente, pero vimos que no era tan estricto; el lugar, impecable y agradable; la comida diferente y deliciosa, sobre todo su pan artesanal. Las paredes de la casa hermosa, decoradas con el arte de los participantes en la RUTA DEL ARTE DEL FAOT, pinturas muy bellas, modernas, cuyo colorido nos atrapó; y el detalle cómico que no podía faltar: empezó el desfile al baño; las que iban, venían riéndose, pero no nos decían porqué, así que llegado mi turno al entrar, vi el letrero que decía: “Atrás del lavabo está el sanitario”. Bueno, pues ahí voy, y en cuanto me acomodé caí en cuenta que frente a mi estaba una imagen de la virgen fabricada quizá en piel, muy hermosa y muy útil, por si era necesario rogar, pedir ayuda. Lo demás usted se lo imagina.
Y ahora, a escuchar a CANTIQUE en el Museo. Es un cuarteto increíble, lo anuncian en música del Renacimiento al Barroco, pero reconocimos la música de nuestras étnias acompañada con el ritmo de los tenábaris. No quise perderme ni una de las canciones, así salí del Museo justo a las 2 p.m. Por más que corrí y que dos jóvenes me levantaron de “palomita” para subir las escaleras del templo, en el momento que llegué al atrio cerraron la puerta y me perdí el concierto de ese día. Por suerte, a las 5 p.m. se presentó en la Alameda MALA RUMBA ¡Preciosa rumba flamenca de Baja California Sur!
Después de un breve y merecido descanso, emprendimos nuestra excursión a Palacio a escuchar a la soprano Neivi Martínez y su pianista magistral Ilución Hernández. Qué importante que quien canta en otro idioma, tenga la deferencia con el público de dar una breve explicación, así se apreciará mejor su arte, pues Neivi Martínez tuvo esa atención con nosotros; además su calidad como soprano fue innegable cuándo escuchamos su voz prístina en las notas más altas, sin ningún titubeo, firme en todo momento, y su actuación que nos comunicaba todo el sentir de su canto; dio la oportunidad a su pianista de una ejecución como solista, mientras ella cambió de vestuario para el nuevo bloque de canciones, conocidas nuestras en su mayoría y en las que nos invitó a que acompañáramos con las palmas, un verdadero deleite para nuestros sentidos, su alegría, su arte y lo bien que compagina con su pianista, ambas bastante jóvenes.

Dejar un Comentario