El mundo al revés de Trump

Pues sí que ha resultado un peligro auténtico el flamante presidente de los Estados Unidos, pero a la fecha para sí mismo.

Y es que mire, es tan alrevesada y delirante su manera de ejercer el poder, que en solo un fin de semana ha conseguido ganarse la animadversión del mundo entero, comenzando por los medios de comunicación de su país, con quienes abrió de manera desastrosa, pero siguiendo con las minorías en su país empezando con los latinos.

Mire, el asunto con Donald Trump es que tiene poses de caudillo latinoamericano o tercermundista, en un país en el que no existe espacio para ese tipo de posturas, y en el que las instituciones y la tradición democrática, lo muestran como un ser rebasado, fuera de contexto y con ausencia total de idea de cómo debe ejercerse el poder.

El episodio caprichoso del conflicto con los medios de comunicación, a quienes busca marginar y maltratar, cuando de todos es sabido que en la lógica de los práctico es imposible ejercer el poder sin interactuar con la prensa, más en un país con la tradición relacionada a la libertad de expresión y con medios tan poderosos como los que tiene Estados Unidos.

Ya en el pasado el poder de la prensa se ha demostrado con la destitución de Richard Nixon a partir del escándalo Water Gate, desencadenado a partir de una serie de reportajes del Washington Post. Imagínese lo que es ponerse en contra a las grandes cadenas de televisión, a los periódicos The New York Times, Los Ángeles Times, el mismo Washington Post y otros muy poderosos y sin complejos. Es algo así como agarrar a patadas un panal de abejas, sin siquiera querer tomar la miel que contiene.

Es decir a Donald Trump lo van a atacar las abejas y no sabrá ni cómo le llegaron los piquetes.

Trump de entrada decidió sacar a su país del Tratado Asia Pacífico, dejando el terreno abierto al otro gran referente económico del mundo de día de hoy: China, a que tome esa posición de privilegio.

Pero también se lanzó a la aventura de renegociar el Tratado de Libre Comercio, de ningunear a sus aliados europeos en la Organización del Tratado del Atlántico Norte, y a comenzar a plantear una política de Estados Unidos solo contra el mundo.

Mire, yo no sé si son delirios de grandeza o arranques de franca locura de Trump, que supongo está en medio de la borrachera del poder, tras haber asumido la ansiada presidencia apenas el viernes, sin embargo debe ser muy cuidadoso, de entrada ha venido cumpliendo amenazas, que si usted quiere son menores y le afectan sobre todo a los ciudadanos de Estados Unidos.

Sin embargo eso de eliminar el lenguaje Español de la página de la Casa Blanca, pone en evidencias posturas que comienzan a ser peligrosas, aunque sea a nivel de mensaje, pues reflejan una clara xenofobia y una postura muy radical izada precisamente contra los hispanos, que hoy por hoy son la principal minoría en el vecino país del norte, con 55 millones de hispanoparlantes.

Lo que sigue es que Trump se confronte con los afroamericanos, o con los pueblos originarios, en una retórica que lleve a los Estados Unidos 50 años años en el tiempo, al momento del racismo y lo privilegios solo para los ciudadanos caucásicos.

Mire, el 31 de enero está previsto que el presidente Enrique Peña Nieto se reúna con Trump en la Casa Blanca, en lo que será la apertura de las pláticas para renegociar el Tratado de Libre Comercio, un asunto en el que el Gobierno de Canadá, ya da muestras de estar buscando un acuerdo bilateral con su vecino del sur, lo que podrá dejar a nuestro país solo en esta idea de abrir las negociaciones.

Es interesante porque el lunes, el presidente Peña presentó su plan de 10 puntos para negociar con Trump, en el que da por hecho que habrá deportaciones masivas de mexicanos indocumentados y que se cambiará el TLC.

El hecho es que cuando apenas la Presidencia de la República comienza a reaccionar, otros actores como Andrés Manuel López Obrador o Manlio Fabio Beltrones, hay planteado ya planes completos de acción respecto a lo que tendría que hacerse y el tipo de actitud que tendría que asumirse ante las amenazas hacia nuestro país que plantea el amanecer del trumpismo.

Esto apenas inicia.

***
Este martes en Puerto Peñasco la gobernadora Claudia Pavlovich Recibirá al Secretario de Turismo del Gobierno Federal Enrique de la Madrid Cordero, en una visita largamente esperada por el sector de prestadores de servicios de ese importante destino, y que están esperando una serie de compromisos claros de parte de la federación, para apuntalar su actividad.

Peñasco y Sonora atraviesan por un momento interesante, y por ejemplo es a tal grado la recuperación del destino que durante la temporada alta del 2016, no hubo un solo cuarto disponible por espacio de 4 meses.

Puerto Peñasco se ha visto beneficiado por la recuperación de la economía de Arizona, y por el súbito incremento en el poder adquisitivo de los norteamericanos en nuestro país, gracias a la devaluación del peso frente al dólar.

Sin embargo el sector de turismo en Sonora está lejos de estar en la gloria, necesita muchas cosas, pero sobre todo de un compromiso claro con la recuperación de la infraestructura.

A la fecha es increíble que siendo Puerto Peñasco un destino que lo tiene todo, permanezca aislado del resto del Estado por la espantosa carretera que va de Caborca hacia allá, lo que limita sin duda la presencia de turismo nacional ahí. Estoy seguro de que Héctor Vázquez del Mercado, presidente de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Puerto Peñasco, tiene posiciones muy claras al respecto y un largo pliego petitorio.

Así que hay mucha expectativa, por ver qué trae en la bolsa en esta ocasión Enrique.

Correspondencia a demiandu1@me.com
En Twitter @demiandu
En Facebook Pasión por los Negocios

Dejar un Comentario