En riesgo soberanía alimentaria

En riesgo soberanía alimentaria

El país corre el riesgo de enfrentar una crisis en su soberanía alimentaria y acceso a alimentos de calidad por falta de producción nacional, alertó a través de un comunicado Sergio Barrales Domínguez, rector de la Universidad Autónoma Chapingo.

Agregó que por ello se debe aprovechar la intención del presidente Donald Trump de renegociar el Tratado de Libre Comercio para sacar de ese acuerdo a la agricultura del país, y “prescindir de la comida norteamericana”, impulsar el mercado interno y la producción alimentaria nacional, “sólo hace falta voluntad política y dejar de lado las presiones extranjeras”.

Barrales Domínguez dijo que la UACH está lista para participar en la renegociación del TLCAN, en la elaboración de políticas públicas a favor del campo y la creación de mercados locales y regionales de alimentos para cerrarle el paso a los intermediarios y abaratar el costo de los mismos.

Incluso, aseguró, México no sólo tiene la capacidad para garantizar la soberanía alimentaria del país, sino también para evitar hambruna a nivel mundial debido a la biodiversidad que existe en el territorio mexicano.

No hay que temerle a las amenazas de Trump, “por el contrario esta es la posibilidad de recuperar el control alimentario de México”.

Lo anterior porque, expuso, en México se come pero no se nutre; se importa el 30 por ciento del frijol, el 50 por ciento de trigo, el 80 por ciento de arroz y más de 17 millones de toneladas de maíz amarillo sin considerar frutas, hortalizas y oleaginosas así como alimentos procesados.

Si bien el Estado puede asegurar que existe seguridad alimentaria en el país porque hay disponibilidad de alimentos en el anaquel de centros comerciales y mercados, pero difícilmente puede sostener que todos sus habitantes se alimentan, pues al carecer de ingresos, la ingesta de carbohidratos por persona supera el 70 por ciento mientras que las proteínas y vitaminas quedan relegadas, “de ahí que estemos en una alerta sanitaria por diabetes y obesidad además de cifras constantes de desnutrición”, finalizó.

Dejar un Comentario