Guaymas, Ayuntamiento de caos

Guaymas, Ayuntamiento de caos

Por: Ricardo López

A un año y cuatro meses de administrar al Municipio, Lorenzo De Cima Dworak y su equipo de trabajo pasan por el momento más difícil en su trienio financiero y de medición popular, del cual expertos políticos aseguran nunca poder levantarse en el tiempo que le queda de admiración, son señalados de ladrones y corruptos por varios regidores de oposición, los cuales desconfían de ellos y su actuar.
Con la notificación de desempleados de la Comuna, más de cien personas en esta semana dentro del recorte de personal que anunció el alcalde, mismas que están faltas del pago de aguinaldo, quincena, finiquito y más, fueron ofendidas al ofrecerles la dirección del departamento jurídico, sólo la tercera parte del total, al cual no accedieron, invitan a demandar al Ayuntamiento con el soporte que a ellos no les va a tocará liquidar, dentro del proceso.

Mientras que el regidor de oposición Marco Antonio Ulloa Cadena declaraba con enojo y tristeza que Guaymas toco fondo, por ser incompetente, austera y deshonesta en su administración, al practicar el robo y saqueo en todas las dependencias municipales día a día, con los pocos recursos que se cuentan.

Por otra parte aunque el alcalde Lorenzo De Cima Dworak, negó incremento a impuestos, el regidor Rodolfo Lizárraga Arellano confirmó el alza al Derecho de Alumbrado Público (DAP), multas, prediales y otros cargos municipales.

“Cobran más, cobran más, así ha sido, nosotros votamos en contra del presupuesto de ingresos, pero es hora que no sabemos cuánto aumentaron porque no nos dejaron analizarlo en lo particular”, sostuvo el edil de izquierda.

El regidor lamentó que la política recaudatoria del presidente municipal, “y de todos los gobernantes, eso se dedican a hacer, más impuestos y no hay garantías de que se refleje en obras”, dijo.

Según la Ley de Ingresos, el Derecho por Alumbrado Público subirá unos ocho pesos en la facturación bimestral de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), paraestatal que recauda el recurso y lo canaliza al Ayuntamiento de Guaymas.

El presidente de la Comisión Edilicia de Servicios Públicos cuestionó que el alcalde no haya podido rendir buenas cuentas, porque con todos los aumentos, no se ha podido ni pagar la quincena.

Lo mismo el regidor Porfirio Villa Brito, quien se dispuso a apoyar un frente común para que la gente se proteja y defienda sus derechos ante cobros injustos como el aumento al combustible, agua, DAP, lo que encarece servicios.

DÉFICIT EN LÁMPARAS

Ni una sola calle de Guaymas tiene el cien por ciento de alumbrado público funcionando, como refleja la tabla de controles de Servicios Públicos de Guaymas.

Bulevares como Diana Laura o Manlio Fabio Beltrones, con sistema de iluminación renovado, se apagan hasta en una tercera parte para reducir la facturación, a pesar de que el DAP es más alto en zona comercial.

LA DEUDA DEL OTTO ES PRETEXTO

A la pregunta que si era parte del resultado de la administración anterior, lo que se vive en la actualidad los regidores Villa Brito, Ulloa Cadena Lizárraga Arellano, concordaron que definitivamente no era el caso, ya que la administración de Otto Claussen Iberri en estas fechas era mejor y nunca vieron que se desmoronara de esta manera, al enfrentar el daño financiero que dejó César Lizárraga.

Desconfían regidores de funcionarios

Los malos manejos que ha reflejado el Ayuntamiento de Guaymas en lo que va de la administración, ha marcado la pauta para que los funcionarios se manifiesten desconfiados en ceder un recurso, como sería el de los vales de gasolina, de todos los regidores.

Enrique Enríquez Baca consideró que el regresar los vales de gasolina que les otorga el Municipio, como una de sus prestaciones, no es viable, puesto a que los recursos se irían a DIF y ahí no rinden resultados de dónde termina el dinero, por lo que consideró incongruente darles más facilidades económicas, cuando el pueblo está carente.

“Regresarle un recurso al municipio no es la mejor opción, porque el recurso en cuestión no ayudará en nada, porque el Ayuntamiento lo gastará en otra cosa y servirá para que sigan con la mala administración que han estado llevando y que nos tiene en esta situación crítica en la que estamos ahorita”, resaltó, por su parte, Alfonso Uribe Corona.

Mientras que José María Cházaro Escalante señaló que si llegará a acceder, en la opción de regresar los vales para gasolina, dependería sólo si esto fuera una decisión colegiada que se haga en definitivo, por parte de todos los regidores, más no aventuradamente como se está planteando.

Por otro lado, Porfirio Villa Brito consideró que particularmente no renunciaría a este recurso por estar presupuestado ya para dicha prestación; señaló estar de acuerdo en que desaparezca esta partida, pero “decir renuncio”, dijo que es dar margen a que quede disponible el recurso para que se pueda destinar a tapar baches financieros en otro lado.

“En tanto no desaparezcamos la partida de gasolina para regidores, la mejor alternativa sería donar la gasolina, pero no dejarla a disposición”, aseveró.

Dejar un Comentario