Es el litio, clave para el desarrollo de Sonora

Por: Demian Duarte

Siempre tiendo a hacer las conexiones, porque en esto del desarrollo económico nada ocurre por casualidad, es como la política.
Mire, Sonora se encamina en 2017 a tener uno de los mejores años en su historia, con una proyección de que esto no sea golondrina de un solo verano, habrá crecimiento por encima de las expectativas, habrá generación de empleos también por encima de lo normal, y lo mejor de todo es que se trata de un momento que podrá sostenerse al menos por los próximo cinco años.
¿Por qué? Bueno, la clave de todo esto la puede encontrar en el desarrollo de una de las nuevas industrias que traen de cabeza al mundo entero, que no es otra que la de los autos eléctricos.
Seguro usted recuerda el anuncio de Lucid Motors, de que se instalará en Casa Grande, Arizona, y aunque quizás usted no lo tenga en el mapa, le traigo a colación el caso de la megaplanta que la otra firma del negocio de los autos eléctricos está construyendo en el Estado de Nevada; es decir, la planta donde Tesla Motors fabricará su “Model 3”.
La razón por la que esas empresas se están instalando en ese corredor es sencilla, están cerca de California, donde se da el desarrollo de la tecnología que los hace posibles, pero también están cerca de Sonora.
La importancia estratégica de Sonora en este juego no es otra que la del abasto de la materia prima que será estratégica en el desarrollo sustentable y a gran escala de los autos eléctricos, me refiero al material al que muchos se refieren ya como “la nueva gasolina”, es decir, el litio.
Viene resultando que Sonora tiene en su tierra, particularmente en la región centro-norte del Estado una de las mayores reservas del mundo de ese mineral, que antes fue considerado poco atractivo, e incluso poco rentable, por la dificultad de procesarlo; sin embargo, ante el desarrollo de las nuevas tecnologías, se ha identificado que hoy en día todos los aparatos eléctricos que se precien de ser de vanguardia y que ofrecen pilas de alta duración, tienen precisamente un alma de litio.
Es decir, no se pueden comercializar en gran escala los vehículos de nueva generación, electrónicos y demás, que no consumen gasolina, si no se garantiza primero el abastecimiento suficiente de ese mineral, que, aunque usted no me lo crea, es difícil de encontrar y se produce primordialmente en Australia, Sudáfrica, Argentina, Chile y Perú, y últimamente en Sonora, donde se acaba de confirmar que hay reservas potenciales por cinco millones de dólares y con posibilidades de crecer de manera exponencial.
Le ilustro el dato: Goldman Sachs documenta que hoy en día se producen poco menos de 30 mil toneladas de litio en el mundo, y estima que la demanda se multiplique por 10 o incluso por 20 de aquí al 2025; sin embargo, la poca disponibilidad de ese mineral y las pocas reservas que hasta ahora están en explotación en el mundo, han disparado el precio de la tonelada a niveles que rozan ya los 20 mil dólares.
Imagínese que en Sonora ese mineral sobra, y que tiene costos de extracción aprovechamiento relativamente bajos, pero sobre todo que está a las puertas de los estados en donde se hace hoy la mayor apuesta estratégica para dar el paso adelante en la nueva tecnología, es decir, California (como fuente de la tecnología) Arizona y Nevada (que es donde se fabricarán).
A la fecha una empresa es dueña de las reservas minerales identificadas. Es una firma con base en Hermosillo, de nombre Bacanora Minerals, que silenciosamente ya encontró socios inversionistas y que, de hecho, ya cotiza en la Bolsa de Valores de Londres.
Esa empresa tiene previsto invertir a partir de este año, 417 millones de dólares en la nueva operación minera, que disparará a la región en lo económico, y esto es para iniciar con una producción que será de 17 mil toneladas en el corto plazo, para después duplicarse a 35 mil con miras al año 2025.
Jorge Vidal Ahumada, el secretario de Economía, confirmó lo que de hecho ya se sabía: Tesla Motors ya firmó un contrato de proveeduría con esa empresa, pero ahora Lucid Motors ya se sumó y también firmó.
Quiero suponer que con lo escaso que es ese mineral, y teniendo la importancia estratégica que guarda, habrá fila de firmas alemanas, como Mercedes Benz, BMW y Volkswagen (que son las otras empresas que han dicho que darán el salto a los autos eléctricos), además de las japonesas Nissan y Toyota, para que la empresa les venda también su preciado producto.
Este simple hecho hará crecer al sector minero de Sonora en un 40%, tanto en valor, como en producción, según me confirmó Xavier García de Quevedo, el presidente del Clúster Minero, lo que en sí ya es un salto importante, porque la minería es nuestra principal actividad productiva, aunque muchos no quieran entenderlo.
Ahora, creo que el asunto importante a partir de este momento será el siguiente: Generar cadenas de valor que permitan que esa bonanza que se vendrá alrededor del litio, se traduzca en desarrollo para Sonora; que nuestra industria sea capaz de involucrarse en esos proyectos de alta tecnología; que distintas plantas y procesos puedan instalarse en nuestro Estado y esto implique, por ejemplo, que nuestro Estado aporta mucho más que la materia prima y la mano de obra.
Si esto se logra en esos niveles, creo que aquí le estoy contando desde ahora lo que será el gran legado del Gobierno de Claudia Pavlovich, esa es una de las razones centrales del gran interés de Arizona y del gobernador Doug Ducey por nuestro Estado.
Como le digo, solamente hay que hacer las conexiones.

Dejar un Comentario