Discurso de Trump fue de emperador: Académicos

Discurso de Trump fue de emperador: Académicos

EL UNIVERSAL.-
El discurso de toma de protesta de Donald Trump fue la declaración de un “emperador” egocéntrico, populista y mesiánico, carente de información así como de bases argumentativas, afirmaron especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Para Diana Marenco Sandoval, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, explicó que los discursos de la democracia no sólo deben reconocer al pueblo como interlocutor, sino también considerarlo partícipe de los planes y de los proyectos que se plantean para el Gobierno, sin embargo el discurso de Trump fue una declaración unipersonal, egocéntrica con la que buscó mostrar su “poderío” puesto que fue populista, conservador y “profunda. El de Trump es unipersonal. Es él, el gran señor, quien le regresará “América” a los “americanos”, aunque se refiere sólo a los WASP (white anglo-saxon protestant). No obstante, los más desprotegidos han sido precisamente los latinos y las minorías que tanto desprecia. La suya es una pieza de oratoria profundamente ignorante, carente de información y de bases argumentativas, desconoce su pasado y su historia, es el discurso de un ególatra.

Consideró que la llegada de Trump a la presidencia de EU da inicio de una nueva era del discurso “político” en el que se acaban los sacrificios por los demás; “es, más bien, una declaración de guerra a sus adversarios, agresivo, en donde deja claro quiénes son y a qué se deben atener si no obedecen sus órdenes”.

Es una alocución que corresponde más a un “emperador” que a un presidente democrático, porque excluye al pueblo y carece de toda empatía. La alusión que hace de desaparecer de la faz de la tierra al terrorismo islámico no es sólo beligerante, sino peligrosa. Y cuando se refiere a su lucha contra la pobreza, su narrativa es falaz porque en el fondo su alegato va en contra de los más vulnerables, negros, mexicanos y latinos”, subrayó.

Es demagógico y patriotero, subrayó Marenco, porque apela al sentimiento más primitivo e irracional del nacionalismo: “América” es lo primero y para los “americanos”, refiriéndose a los estadounidenses.

La académica enfatizó que la narrativa del magnate es “vacía y sin argumentos” al ofrecer mayor crecimiento de EU mediante la construcción de más puentes y carreteras “esa prosa simple lo que lo ha llevado al éxito: El efecto es de adhesión y de simpatía para quienes piensan como él. No tiene necesidad de ser empático, lo que promete es para él y sus simpatizantes”.

Eduardo Rosales Herrera, investigador de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, explicó que el discurso que Trump dio tras rendir protesta como presidente de EU fue populista, fantasioso, con mentiras e, incluso, con tintes mesiánicos.

Dejar un Comentario