Del odio a la acción

Del odio a la acción

No hay día que no se cumpla. Donald Trump ya es presidente de Estados Unidos. Y se convierte en el mandatario de la nación más poderosa del mundo en medio de ruidosas protestas de rechazo en muchas ciudades estadounidenses. Este sábado se llevaron a cabo demostraciones masivas de mujeres que exigen respeto. Y no sólo fueron en Estados Unidos sino por todo el mundo. Recordemos que durante su campaña a la Presidencia, Trump recibió acusaciones de acoso sexual y se pusieron al descubierto comentarios sexistas que hizo en el pasado. Tras el triunfo, hay varios temas que preocupan. Primero desde luego porque nos atañe, el tema migratorio: La construcción de la barda en la frontera con México; el futuro de los muchachos traídos por sus padres cuando eran niños y a los que Obama canceló sus deportaciones y entregó permisos de trabajo. En campaña, Trump prometió eliminar las acciones ejecutivas migratorias de Obama. También preocupa saber cómo va a reemplazar el llamado Obamacare, que hizo obligatorio el seguro de salud para todos en Estados Unidos, y lo otorgó gratis para las personas de bajos recursos. En campaña, Trump prometió que cancelaría dicho programa. Y si bien el Obamacare tiene fallas, ha sido un gran alivio para las personas de bajos y limitados recursos, muchos de ellos latinos. El otro tema preocupante aunque pareciera menos relevante es el cambio climático, que fue una prioridad para la administración Obama pero se trata de un asunto en el que no cree el nuevo presidente y que tan pronto asumió el poder lo borró de inmediato de su portal de Internet. Otro tema que mantiene de nervios al Gobierno de México es cómo se va a renegociar el Tratado de Libre Comercio y cómo se va a resolver el asunto de las empresas estadounidenses que quieran ir a establecer a otros países como México. Algo que rechaza completamente Trump, y a quienes persistan, amenaza con aplicarles fuertes gravámenes.

El otro asunto también muy importante son las remesas. ¿Las va a prohibir? ¿Las va a tasar con altos impuestos? ¿Va a ordenar que suban las tarifas? El cónsul de México en Los Ángeles, Carlos De Alba recomendaba a todos abrir cuentas bancarias para hacer los envíos a través de los bancos, y así quitarle toda oportunidad a Trump de gravar las remesas de manera abusiva. Recordemos que las remesas son una válvula de escape para México. En 2016, hasta noviembre, según el Banco de México se habían enviado a México, 24,625 millones de dólares, un alza de 9.04% con relación al año anterior. Estos miles de millones de dólares permiten que muchas familias mexicanas sobrevivan y ayudan de manera vigorosa a la economía de México. Imagínense cuál sería el escenario si no se pudiera mandar ese dinero. Qué van a hacer las familias sin ese dinero. Además de lado estadounidense, el envío de remesas es un negociazo para las empresas.

Por lo pronto, toca esperar para ver los hechos concretos de Trump en sus primeros 100 días de Gobierno. Es hora de pasar del discurso a la acción. Y como ya lo han dicho algunos políticos estadounidenses, hay que estar preparados para lo peor, pero también ser optimistas. Porque no nos engañemos, los gobernantes estadounidenses, demócratas y republicanos no se han caracterizado por ser buenos amigos de México. Me gusta esa frase de Estados Unidos primero, pues que no se le olvide, que en Estados Unidos, los inmigrantes incluyendo los indocumentados son el motor de esta economía.

Lo preocupante que ha quedado de esta elección, tras la derrota de los demócratas, es que hay mucho odio y coraje en los corazones. La gente no para de insultar a Trump y de maldecirlo en las redes sociales y donde puede. Tipo lo que hacemos con Peña Nieto. Hay una gran intolerancia y falta de respeto hacia quienes votaron por Trump. Les llaman de lo peor. Mucha gente prefiere ocultar sus preferencias políticas, so pena de que le caiga una andanada de insultos. Vivimos en una sociedad donde no aceptamos que otra gente piense y comulgue diferente de nosotros políticamente hablando. No estamos dispuestos a escucharlos y preguntarles, oye tú por qué votaste por Trump, sin enfurecernos y decirles hasta de lo que se van a morir.
Ese clima de enojo y división que reina en la sociedad estadounidense es de lo más alarmante, tanto o más que la propia llegada de Trump a la Casa Blanca.
Es verdad que Trump abrió la puerta para que salieran del clóset todos los prejuiciosos y racistas. Pero por el otro lado, los simpatizantes de Clinton no han podido poner a descansar su enojo, hasta se enojaron con los congresistas que aún no simpatizando con Trump decidieron ir a la toma de posesión.

Lo ideal sería que toda esa rabia se canalice no sólo en manifestaciones, sino en acciones para ver de qué manera se entabla un diálogo con Trump y su gabinete, para empezar a educarlo sobre los temas que nos interesan y afligen. Nos guste o no, ya es el presidente.

La meta sería pasar del odio a acciones más fructíferas que ayuden a provocar un cambio en el nuevo presidente, y su equipo de trabajo. Por qué no inundarlos con cartas o llamadas telefónicas diciendo no queremos un muro; o mejor queremos una reforma migratoria; y así en otros temas cruciales. Convertir el enojo y frustración en acciones constructivas es lo más saludable. Aunque eso implica trabajo y esfuerzo; y claro es más fácil soltar la lengua.

UNA MUY BUENA REFLEXIÓN…
La que Manlio Fabio Beltrones, el ex gobernador puso en las redes sociales una respuesta al discurso de Trump. Me gustó la parte donde habla de que México nunca debe renunciar a la defensa de los derechos humanos pero sobre todo al final donde pide escribir con respeto al presidente Trump, al vicepresidente Mike Pence y a los líderes del Congreso y senado estadounidense.

Alguien debía decirle al ex presidente Vicente Fox…
Que callado se ve mejor. Escuchaba sus comentarios a la prensa sobre el gasolinazo donde defiende al presidente Enrique Peña Nieto y lo califica como un gobernante responsable. Decía que la gente debe comprender que los precios que estamos pagando por la gasolina son los más bajos a nivel mundial, concretamente comparados con los de Canadá y Estados Unidos debido al Tratado de Libre Comercio (TLC). Lo que se le olvida al panista es que el salario mínimo de México no tiene nada que ver con lo que se gana en Estados Unidos y Canadá. Es ridículo querer nivelar los precios del combustible de México con los internacionales cuando el poder adquisitivo no tiene comparación. Lo grave es que sus gobernantes lo permitan y no protejan a sus representados ante esta grave disparidad. Fox no tiene ninguna autoridad para opinar sobre el tema cuando él vive del erario público con su generosa pensión, y que el precio de la gasolina suba por las nubes, a él no lo despeina.

Ridículamente, Fox culpa a Andrés Manuel López Obrador por haber bloqueado la Reforma Energética en dos administraciones pasada, y por lo tanto, según él, el PEJE tiene la culpa de los altos precios de la gasolina. Remató diciendo que el país no avanza por la oposición. Y bueno qué Acción Nacional ya no se considera oposición.

HOY DOMINGO SE ESPERA OTRA MARCHA…
Contra el gasolinazo aquí en Obregón. Nuevos actores aparecen en escena en mayores números de parte de asociaciones de transportistas urbanos y de carga; los tirabichis opositores a la privatización de la concesión de basuras; la red feminista que maneja la ex senadora perredista Leticia Burgos. También se esperan militantes del PRD, PAN y MORENA. Las cámaras como CANACO, CANIRAC, COPARMEX apoyarán con conferencias de prensa. Esta es la segunda megamarcha.

Caminarán del teatro del ITSON al Palacio Municipal a partir de las 9 de la mañana. Una característica de estas marchas es que son pacíficas y ciudadanas donde los políticos pretensiosos no tienen cabida.

Y ¿Dónde están los aguerridos novilleros? ¿Por qué no se hacen presentes? si antes iban sin mayores problemas hasta a bloquear la carretera en Vícam y ahora no se animan a salir al teatro del ITSON. ¡Manifiéstense señores agricultores y ganaderos! Saquen sus tractores y batangas y participen en estas marchas. Y los políticos como la senadora Anabel Acosta, el senador que quería ser gobernador Ernesto “El Borrego” Gándara así los diputados locales qué les pasa. Están muy callados. Esta es su oportunidad. Nomás tengan cuidado con lo que van a decir no sea que les pase lo mismo que a la diputada federal por Guaymas, Susana Corella, que declaró que no le alcanzaba la dieta, lo que ganó que le dieran el mote de “Ladynomealcanza”. Se hizo famosa allende las fronteras por sus declaraciones fuera de lugar. Es de entender entonces porque muchos políticos en estos días, ven a la prensa y parece como que hubiera visto al demonio. En boca cerrada no entran moscas, han de decir.

¡Feliz y bendecido domingo!

Correo electrónico: [email protected]

Dejar un Comentario