A petición de un buen amigo,…

… recabamos este minicuento que se relaciona con un banco y con su gusto; trataremos de darle cumplida satisfacción. Trátase de un individuo que metió su automóvil en el estacionamiento de un banco y el encargado muy en serio, le pidió que quitara de ahí su vehículo. El individuo, molesto, hizo la pregunta del caso: ¿Por qué ha de quitar de aquí mi coche?

Y el encargad del estacionamiento, con buenas razones, le aclaró:
– ¡Porque usted, señor, lo estacionó donde no debe!
El sujeto, más molesto aún, le replicó:
– ¡Pues, precisamente, cabrón, aquí es en donde debo!

Dejar un Comentario