Arizona, Sonora y Trump

Por: Demian Duarte

Esta semana será la clave para entender qué es lo que realmente se viene. El 20 de enero tomará posesión Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, un escenario que no es el más halagüeño para México, pero que es una realidad y la tendremos que asimilar.
Mire, hace unos días leía con interés comentarios que decían que para México Estados Unidos es todo, porque la relación de interdependencia económica, social y cultural que tenemos con el vecino del norte nos ha condenado a estar así. Somos sus socios, sus aliados y realmente resulta complicado para México explicarse a sí mismo, sin el vecino del norte.
Tenemos el privilegio de ser el país vecino, la frontera, el patio trasero de los gringos, y bajo ese escenario nos quedan pocas cosas por hacer, una de ellas tiene que ver con la actitud y el modo.

La relación con los Estados Unidos es irremediable, no podemos renunciar a ella, como si pudiéramos hacer con Australia o Japón, por ejemplo, sin embargo creo que es necesario redefinir el formato de esa relación, y no ponernos en plan de entregarle todo al nuevo Gobierno, porque al final de cuentas una de las ventajas de la democracia al estilo Estados Unidos es precisamente que hay elecciones cada 4 años, por lo que es muy posible que el desastre trumpiano se borre del escenario para el 2021.
No obstante la vida sigue y mire, creo que es importante ver lo que se está haciendo aquí para enfrentar la contingencia, pues la cuestión es que Trump llegará a la Presidencia, nos guste o no.

En ese escenario me agrada mucho lo avanzando que está el caso de la relación entre Sonora y Arizona, particularmente en el enfoque de la llamada “Megarregión”, en la que la gobernadora Claudia Pavlovich y su homólogo Doug Ducey, han puesto muy alta la apuesta.

Justo este fin de semana el gobernador de Arizona vistió la Ciudad de México, con motivo de los juegos que los Soles de Phoenix tuvieron en la capital del país, y ahí planteó un mensaje muy abierto y claro al respecto de la importancia que tiene nuestro país y en especial Sonora, en la lógica del desarrolle económico que tiene en especial su Estado.

Y mire, esas son buenas noticias, Arizona como pueda ser un estado conservador, republicano a ultranza y que usted guste o mande, es un aliado de Sonora y de México en particular y creo que esa relación que tenemos con el vecino Estado, será una de las claves en el nuevo formato de la relación con los Estados Unidos.

Dejar un Comentario