La tarde

Magda Irma Palomares

Llega la tarde
y surgen los recuerdos
como el aire
cuando mueve las hojas
de los árboles.

Llega la tarde
y su olor a fruta agradable
remueve los juegos imborrables
de aquella niñez
de alegrías naturales
de aquellas risas y gritos
de los nombres
confundidos con la luz
y resplandores
de todos los colores
que el crepúsculo ponía
en nuestros corazones.

Llega la tarde
y los pesares se diluyen
en el destello del recuerdo
de otras tardes.

Dejar un Comentario