Soles, un equipo en eterna reconstrucción

Soles, un equipo en eterna reconstrucción

Soles de Phoenix regresó a jugar a México ocho años después en busca de ganarse el cariño de los fanáticos.

Pese a que Arizona está en la frontera con México, Phoenix no es un equipo de arraigo. Y es algo que buscan remediar al jugar dos partidos oficiales en la Arena México, uno ante Mavericks de Dallas y otro contra Spurs de San Antonio.

“Entrar a esta arena es increíble, mucho mejor de lo que creí. Está muy bien; estoy sorprendido. Espero que podamos llenarla, dar un buen espectáculo para los mexicanos”, afirma Devin Booker, de 20 años, el escolta sensación del equipo, quien es hijo de una mexicana, aunque acepta que no habla español.

Soles reconoce el potencial de México como mercado para el basquetbol. Pese a que los juegos de la NBA no fueron televisados en los canales de mayor penetración en el país por varios años, el baloncesto es el cuarto deporte más popular con más de 20 millones de personas interesadas, según la encuesta de Consulta Mitofsky en 2016.

Phoenix no es protagonista de la NBA. Y no lo ha sido desde hace seis temporadas, en las que no han clasificado a playoffs. Hoy están en medio de una larga reconstrucción que busca tener mejoras visibles. Tienen ocho jugadores con 23 años o menos y espera que con este núcleo de jóvenes regresen a ser competitivos.

Esta temporada, Phoenix está en el último lugar de la División Pacífico, y en el lugar 14 de 15 de la Conferencia Oeste. En los rankings semanales de Marc Stein, de ESPN, se encuentra en el sitio 23 de 30.

Eric Bledsoe es la figura. De 6 pies una pulgada (1.85 metros), el base de 27 años lidera en el equipo los departamentos de puntos (20.4 ppj), asistencias (5.8 apj), y robos (1.5 rpj).

“Significa mucho jugar un partido global. Este es mi primero, así que estoy muy emocionado”, dice Bledsoe.

Como equipo, Phoenix es una mezcla de buena ofensiva con deficiente defensiva. En el ataque, Soles está en la posición 11 como equipo con 105.9 puntos por juego, pero su debilidad es la defensiva, que lo ubica en el lugar 29, con 111.9 puntos por juego permitidos por cada partido.

“Creo que nuestro regreso ha sido bastante bueno en los últimos siete partidos, los jugamos muy bien. Estamos viendo que si trabajamos en conjunto somos un gran equipo. Jugamos contra los Cleveland el último partido y una vez que empezamos a jugar en la defensa, porque es lo que más necesitamos hacer”, reconoce Booker.

Dejar un Comentario