Cargadores dejan San Diego

Cargadores dejan San Diego

Se mudarán a Los Ángeles

Parecía inevitable y este jueves se hizo oficial. Los Chargers abandonan la ciudad de San Diego y se mudan a Los Angeles, dejando atrás 56 años de tradición e historia.

Mediante un comunicado emitido por la franquicia californiana, se confirmó lo que desde hace un par de años se veía venir. Los Chargers hicieron válida su opción de reubicación y se unirán a los Rams en Inglewood, donde en 2019 se estrenará un estadio de primer mundo.

“Después de mucha deliberación, he decidido reubicar a los Chargers a Los Angeles a partir de la temporada 2017. San Diego ha sido nuestra casa por 56 años, siempre será parte de nuestra identidad y mi familia y yo no tenemos más que agradecimiento por el apoyo de nuestros aficionados. Pero hoy le damos vuelta a la página y empezamos una nueva era como los Los Angeles Chargers”, comentó Dean Spanos, dueño de la franquicia.

San Diego intentó por más de una década construir un nuevo inmueble que sustituyera al ya viejo y desgastado Qualcommm Stadium, pero fue hasta este año cuando Spanos propuso un proyecto “viable”, medida que no fue aprobada (solo recibió 43 por ciento de los votos) por una ciudadanía no dispuesta a elevar los impuestos de turistas y en contra de que se use dinero público para la realización del estadio.

Spanos, criticado por muchos, tendría las de ganar en Los Angeles. Si bien no hay mucha afición de los Chargers ahí, el mercado, junto con el de Nueva York, es el más grande en Estados Unidos.

Los Chargers no tendrán que invertir en una nueva casa, esto debido a que Ston Kroenke, propietario de los Rams, invertirá más de 2.5 millones de dólares para el estadio en Inglewood y Dean Spanos simplemente pagará una renta anual, además de 500 mdd por la reubicación.

De acuerdo a varios reportes, los Bolts jugarían dos años en el Stub Hub Center, casa del L.A. Galaxy, con capacidad para 27 mil espectadores.

Los Chargers se despiden de “Americas Finest City”, de aficionados fieles y de una cultura de NFL de más de 50 años. Ahora enfrentarán un nuevo reto, ganarse a la afición en Los Angeles y mantener a los seguidores de San Diego.

Dejar un Comentario