Se despide Obama con emotivo discurso

Se despide Obama con emotivo discurso

APRO. –
En su despedida como presidente de Estados Unidos, Barack Obama destacó los avances económicos, sociales y políticos que tuvo el país durante los ocho años de su Gobierno, pero advirtió que persiste la amenaza del racismo.


“Sí, nuestro progreso no ha sido parejo”, reconoció durante su discurso de despedida al pueblo estadounidense.
“El trabajo de la democracia siempre ha sido duro, contencioso y algunas veces sangriento. Por cada dos pasos hacia delante, casi siempre se siente que tomamos uno hacia atrás”, agregó Obama desde la ciudad de Chicago, Illinois, donde inició su carrera pública y donde hace casi nueve años anunció su candidatura a la Presidencia el país más poderoso del mundo.
Entre gritos de “¡Cuatro años más, cuatro años más, cuatros años más!” de la audiencia que se dio cita para escuchar a quien el próximo 20 de enero entregará la batuta a Donald Trump, el mandatario estadounidense habló de los avances alcanzados a lo largo de sus dos mandatos.
“Si hace ocho años les hubiera dicho que revertiríamos la gran recesión, que robusteceríamos a la industria automotriz, que desataríamos el periodo más largo en nuestra historia para la creación de empleos; si les hubiera dicho que abriríamos un nuevo capítulo con el pueblo cubano, que anularíamos los programas de Irán para desarrollar armas nucleares sin hacer un solo disparo y que eliminaríamos al autor intelectual de los ataques terroristas de 11 de septiembre de 2001 (Osama bin-Laden); si les hubiera dicho que ganaríamos el derecho al matrimonio igualitario y garantizaríamos el derecho a los servicios de salud para otros 20 millones de nuestros ciudadanos, podrían haber respondido que nuestros proyectos los pusimos muy en alto”, delineó Barack Obama.
Y luego, remató: “Pero eso fue lo que hicimos. Es lo que ustedes lograron, lo que cambiaron”.
DIVISIÓN RACIAL, EL RETO
En ocasiones, Barack Obama se mostró claramente emocionado por los aplausos y las peticiones de repetir como presidente, aunque respondió con cierta ironía: eso saben que no se puede.
Y no obstante que destacó los avances durante su administración, habló del reto más preocupante: la división racial.
“Después de mi elección hubo discusiones sobre un Estados Unidos postracial. Dicha visión, sin embargo, bien intencionada, nunca fue una realidad”, destacó.
En clara alusión a lo ocurrido con la elección de Donald Trump, que generó una mayor división étnica y racial, el aún presidente de Estados Unidos reconoció que en este aspecto social no se avanzó mucho.
“Todos nosotros tenemos mucho trabajo por hacer. Después de todo, si cada uno de los aspectos económicos están enmarcados como una lucha entre la clase media trabajadora blanca y las minorías menos favorecidas, entonces los trabajadores de todas las sombras se levantarán disputándose las migajas, mientras los ricos se retirarán más lejos a sus enclaves privados”, alertó.
El aislacionismo social, el unilateralismo económico y el radicalismo político fueron mencionados por Obama como el gran reto que permea los avances en Estados Unidos.
Nuevamente, sin mencionar lo provocado por la campaña presidencial y la victoria del candidato republicano, Barack Obama habló de la necesidad de una reconciliación nacional y de cumplir con los mandatos de la Constitución sin asumir papeles que podrían desatar conflictos.
“Si el alcance de la libertad y del respeto a las leyes se encoge alrededor del mundo, aumenta la posibilidad de guerra en una nación y entre las naciones; y con ello, nuestras libertades eventualmente se verán amenazadas. Por ello seamos vigilantes, pero no miedosos”, destacó en el mensaje que fue transmitido a nivel nacional.
Al hablar de su sucesor, el presidente Obama reiteró que está haciendo todo lo necesario para facilitar la transición del poder.
Elocuente, directo, emocionado y demostrando nuevamente su excelencia como orador, lanzó una advertencia indirecta a Trump, próximo presidente de Estados Unidos:
“Debilitamos los lazos de unidad cuando algunos de nosotros nos definimos como más estadunidenses que otros, cuando damos por seguro que todo el sistema es inevitablemente corrupto, cuando culpamos a los líderes que elegimos sin examinar nuestro propio papel para elegirlos; debilitamos los lazos de unidad”.
Además de agradecer el respaldo de su nación, el presidente estadunidense aprovechó su mensaje para dar las gracias a su esposa, Michelle, a sus hijas Malia y Sasha, y al vicepresidente, Joe Biden, y a su esposa Jill.
“Les pido que sigan creyendo, no en mi capacidad para lograr el cambio; sino en la de ustedes. Sí se puede. Sí lo logramos. Sí se puede”.
Con música de fondo de El Jefe Bruce Springsteen, Barack Obama, el primer presidente de raza negra en la historia de Estados Unidos, dijo adiós a los más de 300 millones de personas que gobernó durante dos periodos de cuatro años cada uno.

 

EL PRESIDENTE OBAMA AGRADECE A SU FAMILIA
Obama tomó la última parte de su mensaje para agradecer a su esposa y sus hijas por el apoyo que le dieron en el arduo camino de ser presidente de los Estados Unidos
“Michelle LaVaughn Robinson Obama, en los últimos 25 años no sólo has sido mi esposa y la madre de mis hijas; has sido mi mejor amiga. Asumiste un rol que no pediste y lo hiciste tuyo con gracia, grandeza, estilo y humor. Hiciste de la Casa Blanca un lugar para todos, los jóvenes te ven como un modelo a seguir, me hiciste sentir muy orgulloso, hiciste al país entero sentirse orgulloso”.
“Malia y Sasha, bajo las circunstancias más extrañas se convirtieron en mujeres asombrosas, son lindas, inteligentes pero sobre todo amables y llenas de pasión. Hicieron ver fáciles todo estos años bajo los reflectores, de lo que más orgulloso estoy en mi vida es de ser su papá”.

Dejar un Comentario