Banda Juvenil Ostimuri … Un legado musical

Banda Juvenil Ostimuri … Un legado musical

-Un proyecto para empezar la tradición
-Contra los vicios: Las artes y el deporte

“El maestro Cirilo Magdaleno dejó un legado musical que no ha tenido el reconocimiento histórico y social que merece” comenta un alumno de su primera banda de 1972.

Un maestro de música que brindó por más de 10 años, su tiempo, dinero y esfuerzo en trasmitir conocimientos a una juventud y niñez ávida de entretenimiento y cause de sus tempranas inquietudes.

Ya enfrente de la plaza 18 de Marzo, ya en el Gimnasio, la unidad deportiva del plano oriente y por último en el Casino del Músico arropados por el Sindicato de Músicos Sección 20 antes de fallecer.

“El maestro Cirilo -comenta un ex alumno hoy integrante del grupo Pautazul-, nos dio la opción de tomar la música como oficio de sobrevivencia, nos enseñó a ser profesionales, a querer la música y gracias a él, jóvenes que no teníamos futuro, oficio ni beneficio, pudimos, tener una puerta de salida a la vagancia y la mal vivencia de aquellos años, sin ésta oportunidad tal vez estuviéramos muertos o en la cárcel, pues no nos gustaba estudiar”.

PROYECTÓ OTRA OPORTUNIDAD MUSICAL PARA JÓVENES Y NIÑOS
Después de mucho tocar puertas y presentar a diferentes presidentes municipales el proyecto de formar una banda y retomar el proyecto del maestro Cirilo, alguien escuchó el llamado de la Fundación Tata Chencho promotora del mismo, se pudo bajar un recurso del Gobierno Federal a través de CONACULTA que permitiría convocar a 200 jóvenes de las colonias populares de Ciudad Obregón para que tomar un curso de capacitación musical para formar parte, después de selecciones, de una banda infantil-juvenil que se llamaría Ostimuri, Maestro Cirilo Magdaleno .

Previa convocatoria en radio y medios de comunicación se logró capacitar musicalmente a más de 240 jóvenes, en las escuelas Federal 2 de plano Oriente, Estatal 11 de la colonia 1 de Mayo, parroquia de la colonia Municipio Libre, además del módulo central de la Fundación.

La segunda etapa contemplaba la selección de 70 jóvenes en base a la capacitación recibida, una segunda selección nos permitió quedarnos con 50 jóvenes de edad 10-18 años donde nació la Banda Juvenil Ostimuri CM.

Ya capacitados, los seleccionados fueron encausados a los instrumentos, 13 mujeres y 27 hombres quedaron para integrarla, después de mucho trabajo y esfuerzo nos permitieron por consecuencia debutar el 24 de febrero del 2016 en la ceremonia del Día de la Bandera, ante autoridades municipales. Después de 40 años se tocaba el Himno Nacional con jóvenes y niños de Ciudad Obregón, seguramente ““alguien en el cielo sonreía”.

Ahí estaban, nerviosos, sonrientes al terminar, orgullosos padres tomaban fotos, era increíble – exclamó uno de ellos- “en seis meses en los instrumentos”, ¡ya tocaban!

De pronto un grupo de jóvenes de colonias conflictivas se sintieron importantes, hacían algo que muchos jóvenes no hacían, eran diferentes. Sus maestros les enseñaron que eso era una gran responsabilidad, un don que requería disciplina, constancia, orgullo y servicio.

CIUDAD OBREGÓN YA TIENE UNA BANDA JUVENIL
Vinieron las presentaciones, el 21 de marzo, el 10 de mayo, la Olimpiada Estatal, los jueves recreativos de la Dirección de Cultura, el primer informe del presidente municipal, una serie de presentaciones en las escuelas secundarias: Campoy, Federal 2, Estatal 11 y Federal 4 donde jóvenes fueron reclutados hace 10 meses y hoy regresaban a sus escuelas como ejemplo ¡él que lo intenta, lo logra!

HOY, “SEGUIR O NO SEGUIR”
“El proyecto terminó en septiembre pasado, es decir el dinero para pagar maestros, renta, accesorios, mantenimiento se acabó. Se han visitado a las autoridades municipales y se nos dice que no hay dinero para apoyos, se ha hablado con una diputada y nos ha prometido ayuda desde el año pasado, se comprende que no hay fondos” comenta la tesorera de la Fundación.

Hemos despedido a tres maestros y sólo nos quedan 15 alumnos de 40 por falta de recursos para sostener el proyecto 2017 que contempla la formación de una orquesta juvenil, un mariachi y el mantenimiento de la banda base.

Contemplamos gracias a los medios de comunicación, una campaña donde la sociedad civil se haga cargo de proyecto.

¿Cómo puedo ayudar a que el proyecto de la banda siga adelante?

Apoyando con 100 pesos mensuales por un año. Cada mes pasarían a recoger su apoyo a donde el patrono decida, puede dar también 1000 en una sola exhibición y se puede dar un recibo deducible de impuestos, si se requiere, ya que son donatarias. “Si podemos juntar a 300 patronos que nos apoyen, nos permitiría seguir adelante y tener nuestra orquesta y mariachi y banda tocando en plazas de la ciudad con el pueblo que lo apoyó”.

Cada 3 meses recibiría el patrono, un informe de las actividades realizadas y a realizar, cuanto se gastó y en qué, cuantos alumnos y maestros se tienen, de ahí el patrono decidirá si sigue apoyando. 300 patronos es el mínimo para funcionar sin aprietos. Tenemos instrumentos para 100 niños.

Apelamos a la sociedad, a las cámaras empresariales, a la Presidencia Municipal, a los diputados, al Distrito de Riego, a los agricultores, a todos los ciudadanos para que Ciudad Obregón pueda presumir no sólo su cultura, sino la participación ciudadana en el desarrollo cultural” Comentan los miembros de la Fundación Tata Chencho A.C.

Puede verlos en Facebook Banda Juvenil Ostimuri, si quieres apoyar el teléfono es el 6441513999.

Dejar un Comentario