Aprueba Congreso evaluación ciudadana

Aprueba Congreso evaluación ciudadana

En términos de calidad falta mayor empeño de diputados para vincular su trabajo con la ciudadanía; “se les ha puesto la vara alta”, define Aquiles Fuentes

Demian Duarte
La 61 legislatura del Congreso del Estado de Sonora se ha distinguido por factores como la alta productividad, los acuerdos y la asistencia de la gran mayoría de los diputados a las sesiones ordinarias y a las reuniones de comisiones, aunque también por una desvinculación con los ciudadanos, lo que ha mermado la calidad del proceso legislativo, concluyó el Comité de Evaluación del Desempeño Legislativo, respecto a lo que fue el primer año de trabajo.

Dicha instancia ciudadanizada, que integran el maestro Aquiles Fuentes Fierro, los empresarios Jesús Gámez García y Martha Irene Alvarado, además de María Elena Carrera Lugo y el profesor Manuel Montaño Barceló, subrayó que para efectos de calidad en el proceso los diputados pasaron “de panzazo”, sí se refiere el término a un concepto académico.

Aquiles Fuentes Fierro, quien hizo de presentador y vocero del Comité de Evaluación expresó que se trata de una evaluación con 2 vertientes, la cuantitativa y la cualitativa y que siempre el resultado tendrá que ver con la expectativa que se tenga del trabajo de los diputados

“La calificación es en relación a lo que estás exigiendo, no hay una evaluación global y abstracta”, anotó, en particular porque puede existir una desvinculación entre lo que esperan los ciudadanos, y lo que están haciendo los diputados, razón por la que su recomendación para mejorar fue precisamente poner la tónica en mejorar el proceso legislativo a partir de vincular al ciudadano con el trabajo del poder legislativo.

“La calificación es de entre 6 y 7, esto significa que andamos en el panzazo, en términos de calidad”, resaltó.

No obstante también subrayó que a nivel cuantitativo, que es el proceso y volumen de trabajo, la calificación sube hasta 80.

En asistencia y cumplimiento del trabajo básico, andan entre 88 y 95, hay una cultura de más respeto al recinto y a la investidura, en relación a como era antes, añadió.

Y en términos de la calidad de la información que nos han proporcionado y que está a la vista del ciudadano, tenemos 91 de calificación.

En ese sentido dijo confiar en que el desempeño del Congreso tenderá a mejorar a partir de esta primera evaluación, pues se trata a partir de encontrar en dónde está hoy el poder legislativo, los modos de definir unza tendencia y costumbres legislativas que marquen diferencia respecto a lo que se ha venido haciendo.

El comité de evaluación legislativa concluyó que se ha puesto la vara alta a los 33 diputados que integran a la 61 legislatura, sin embargo también recalcó que ese era el objetivo, hacer exigente el proceso inicial de evaluación a fin de establecer parámetros que permitan seguir mejorando en el futuro, porque para los diputados puede ser fácil elevar de inicio la calidad del proceso legislativo y después entrar en una zona de confort.

En ese sentido Aquiles Fuentes enfatizó que la receta para que los diputados puedan mejorar, es que cumplan con su trabajo, pero haciéndolo bien, porque cantidad, no es sinónimo de calidad.
Por último el comité recomendó a los diputados que diseñen y aprueben un código de ética para los integrantes de la legislatura, a fin de que ellos mismos se exijan calidad y congruencia en sus procesos, vinculación con el ciudadano y mucha transparencia en el esfuerzo que hacen en lo individual.

La primera evaluación ciudadana que se aplicó a los diputados corresponde al periodo del 15 de septiembre de 2015 al 30 de agosto de 2016.

EN NÚMEROS
El informe de 27 páginas del Comité de Evaluación Legislativa, trae una serie de análisis numéricos sobre el desempeño de los legisladores en particular, reflejando rangos de todo tipo, desde volumen de iniciativas, hasta la calidad de las mismas de modo que aparece un top 5 de los diputados con más iniciativas, que integran el coordinador de los diputados del PAN Moisés Gómez Reyna con 12, Carolina Lara Moreno con 10, Carlos León de Movimiento Ciudadano con 9, Epifanio Salido Pavlovich coordinador de la bancada del PRI con 8, al igual que Fermín Trujillo Fuentes del Panal, con 8.

Sin embargo resalta el trabajo de la legisladora Karmen Aída Díaz Brown Ojeda, que con 1 sola iniciativa logró calificación de 100 a partir de la calidad que consiguió con el trabajo realizado con ella.

En cuanto a la calidad de sus procesos destacan también Epifanio Salido Pavlovich y Juan José Lam Ángulo con 80, seguidos de Flor Ayala Robles y Linares y Fermín Trujillo con 75, que aunque presentaron menos propuestas, desarrollaron un proceso de mayor calidad.

Inmediatamente después aparece Moisés Gómez Reyna junto a Carolina Lara, quienes fueron evaluados con 70, aunque con la particularidad de ser los 2 legisladores con mayor volumen de iniciativas, junto a Carlos León, quien salió con una evaluación de 60.

El proceso de evaluación de la calidad legislativa, tiene que ver con vinculación con los sectores relacionados, fundamentación y cumplir con el proceso legislativo.

En general por su productividad en la mezcla de iniciativas destacan por su productividad Fermín Trujillo con 33, María Cristina Gutiérrez con 31, Epifanio Salido con 29, Moisés Gómez Reyna con 25 y Carlos León con 20.

En cuanto a las asistencias, la 61 legislatura ha resultado muy puntual al respecto de la presencia de los diputados en el pleno, al alcanzar un promedio de 95% de presencia en las 61 sesiones que se desarrollaron en el periodo evaluado. Los diputados que nunca han faltado a una sesión son Omar Guillén y Rodrigo Acuña del PRI, así como Carlos León del Movimiento Ciudadano.

La presencia de los diputados en las comisiones de que forman parte alcanzó también un volumen alto, que es del 88%.

Al respecto de la agenda temática la legislatura se ha centrado en el tema de gobernabilidad con el 48% de las iniciativas centradas en el aspecto de la paz social, estabilidad, seguridad, política, lucha contra la corrupción, transparencia y derechos humanos.

Le sigue en importancia el aspecto de políticas para el desarrollo con el 18%, el régimen interno del propio poder legislativo con 12%; después la equidad de género y la igualdad social con el 11%
En último lugar están los aspectos de economía y finanzas públicas con el 8% de las iniciativas centradas ahí y finalmente el de infraestructura y sustentabilidad con el 2% de iniciativas.

Dejar un Comentario