1910-1920, DÉCADA DIFÍCIL PARA EL MAYO I Parte

Dr. Felipe Gutiérrez Millán (Director del Hospital General de Navojoa)

 

Fueron diez años de luchas, encarcelamientos, muertes en los campos de batalla, fusilamientos, inundaciones, hambruna, y un ataque sangriento al tren por parte de los yaquis, donde se dieron actos de pillaje y una gran ferocidad, hasta culminar esta década cuando asumió la Presidencia de la República un navojoense que recuperó la paz para el país (aunque de manera temporal) e impulsó el progreso para la tierra que lo vio nacer.
Todo empezó el 12 de noviembre de 1910, como consta en la placa conmemorativa colocada en el monumento a los Mártires de Sahuaripa (los navojoenses le llamamos “los tres picos”). Ahí se menciona que en esa fecha se levantaron en armas los precursores de la revolución maderista: El Coronel Severiano Talamante y sus hijos Arnulfo y Severiano, después el Gral. Guillermo Chávez, Gral. Roque Chávez, Fermín Carpio, Leobardo Tellechea, Coronel Ramón Gómez y Demetrio Esquer.
Después de la toma fallida de Navojoa, Don Severiano Talamante y su comitiva se trasladó a Sahuaripa en enero de 1911 donde perdería la vida al ser fusilado junto con sus dos hijos. En ese mismo mes fueron encarcelados durante cuatro meses en Hermosillo, Benjamín G. Hill, Flavio y Ventura Bórquez, acusados de sedición y rebelión.
En marzo de 1911, los revolucionarios encabezados por Ramón Gómez intentaron de nuevo tomar Navojoa, aunque fue hasta el mes de mayo cuando lo logró Benjamín G. Hill. Obviamente fueron enfrentamientos que dejaron secuelas de heridos y muertos entre los habitantes de la región del Mayo.
En ese mismo año surge la figura de Álvaro Obregón Salido, quien toma posesión en noviembre como Presidente Municipal de Huatabampo (donde ya había sido Regidor). Lo hace apoyado por un gobernador mayo, Chito Cruz, y un numeroso contingente de integrantes de esta etnia que lo acompañarían durante múltiples batallas y serían pieza clave en sus victorias.
Al surgir en Chihuahua la rebelión de Pascual Orozco contra Madero, en marzo de 1912, Obregón congregó a cientos de yoremes (indios mayos) y se lanzó a luchar contra los orozquistas donde ganó sus primeras batallas para la causa revolucionaria.
Llega el año de 1913, y en febrero ocurrió el asesinato de Francisco I. Madero y su vicepresidente Pino Suárez durante el cuartelazo fraguado por Victoriano Huerta. Esto provocó el reacomodo de las fuerzas revolucionarias que encabezaría ahora Venustiano Carranza con la causa constitucionalista como bandera.
Mayo 9, el periódico El Imparcial de la Ciudad de México publicó que en los límites de Sonora y Sinaloa fue dinamitado un tren que transportaba 250 soldados federales de San Blas a Álamos muriendo la mayoría de estos.
Agosto 29, el General (Yoreme) Juan Cruz informa del reclutamiento de 4000 hombres de la región del Mayo para la causa revolucionaria (Expediente en la Secretaría de la Defensa Nacional).
Septiembre 17, arriba a Navojoa procedente de Coahuila, el C. Venustiano Carranza, y regresa en enero de 1914 acompañado por los Generales Obregón, Ángeles, Blanco, Alvarado y Buelna, para presenciar al día siguiente una demostración de las habilidades guerreras de los mayos armados con arcos y flechas. Después se los cambiarían por carabinas 30-30 según testimonio de Rufino Quijano Jusacamea (“Navojoa, Cronología y Testimonios, 1533-1915” Manuel Hernández Salomón).
Agosto de 1914, José María Maytorena, Gobernador de Sonora, declarado anticarrancista mandó aprehender en Navojoa al Presidente Municipal José Juan Rosas y a los señores Benjamín Almada y Quintín Rosas a quienes consideraba simpatizadores del Primer Jefe, Venustiano Carranza.
Así se desarrollarían las luchas en Sonora, cambiando de aliados según las circunstancias e intereses, entre Álvaro Obregón, Venustiano Carranza, José Ma. Maytorena, Ignacio Pesqueira, Francisco Villa y Plutarco Elías Calles. (Continuará).

Dejar un Comentario