11 de octubre de 2008, fecha que los alamenses no olvidan

11 de octubre de 2008, fecha que los alamenses no olvidan

Por: Fabián Pérez

En la mente de José María Bustillos Sauceda aún permanecen los recuerdos de devastación que Norbert ocasionó en la cabecera municipal de Álamos el 11 de octubre de 2008.
El alamense asegura que le tocó localizar el cuerpo de algunas personas, las cuales habían sido arrastradas por la creciente del agua desde la noche del 10 de octubre.

Comentó que muchas personas tuvieron que romper las ventanas de sus viviendas para poder subirse a los techos y poder resguardarse de una feroz avenida de agua, producto de la abundante lluvia que azotó al Municipio en menos de dos horas.

“La maestra Hortensia, Rodolfito, el doctor Antonio Mendoza y la mayor parte de las familias del centro tuvieron que subirse a los techos para resguardarse y ponerse a salvo de la impresionante fuerza de los arroyos,” recordó.

Describió que, a pesar de esos momentos de tristeza y de dolor que vivió por las víctimas, sintió la necesidad de contar y relatar lo sucedido hace diez años para hacer un llamado a la prevención.

“Yo tenía mi oficina en el centro de Álamos, el 10 de octubre dejé todo y al día siguiente ya no encontré nada. Solamente me quedé con mis zapatos y la ropa que traía puesta,” recordó.

Relató que ese día (10 de octubre), no tuvieron un pronóstico convincente del caudal de agua que les habría de llegar a partir de la noche, toda vez que muchas de las familias se encontraban en sus hogares sin tener conocimiento del fenómeno natural.

“A las 8:30 de la noche de ese día, yo me encontraba en mi oficina, la cual estaba ubicada en el centro de la ciudad, afortunadamente pude salir en mi carro. Pero todos pensábamos que iba a ser una lluvia normal, que no iba a pasar a mayores, sin embargo, nos llevamos una tremenda sorpresa”, describió.

Al llegar a su casa a las 11:00 de la noche, José María compartió que antes había recibido una llamada telefónica de su familia para preguntarle dónde se encontraba, ya que había pasado la avenida fuerte de agua por el arroyo.

 

“Recuerdo que en un lapso de dos a tres horas, ya no había nada del centro de Álamos. La creciente se había llevado vehículos, enseres domésticos, muebles, animales y hasta personas que fueron arrastradas por el agua,” describió.
Después de la fuerte precipitación que azotó al Municipio, los daños se hacían visibles. El puente de Álamos totalmente colapsado, debido a la corriente del arroyo.

La fuerte avenida, incluso inundó hasta el “Callejón del Beso”. La inundación alcanzó al Mercado Municipal, a tres gasolineras, ferreterías, refaccionarias, entre otros pequeños negocios.

Mencionó que a los siguientes días después de impactar Norbert a la Ciudad de los Portales y generar daños en viviendas, en carreteras, comercio, infraestructura, entre otras afectaciones, el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa; el gobernador de Sonora, Eduardo Bours Castelo, y la alcaldesa, Ruth Acuña Rascón, estuvieron presentes en su oficina.

 NOS UNIÓ

Asegura que a pesar que este fenómeno meteorológico provocó una de las peores devastaciones en la historia de Álamos, la unión entre los alamenses pudo lograr la reconstrucción de este Pueblo Mágico.
“Sin duda Norbert nos unió como alamenses, pues entre todos nos ayudamos a limpiar nuestras viviendas. Todavía recuerdo la gran cantidad de lodo que sacábamos con escobas, con trapeadores y lo que teníamos a la mano”, rememoró.

 

 LLAMADO

José María señala que a raíz de esta devastación, se han construido viviendas en zonas de alto riesgo y se han otorgado permisos para construcción de algunas obras.

“Se han otorgado permisos de construcción en zonas de alto riesgo, la verdad no se ha tenido un control y no se han hecho buenas planeaciones por parte de la autoridad municipal, como fue la construcción de un parque a espaldas del panteón”, mencionó.

Recomendó buscar puntos estratégicos para construir obras y viviendas, para que las inversiones sean seguras.

“Los cauces no se han respetado, incluso se han pavimentado calles con concreto hidráulico donde no debería, ya que en caso de registrarse otro fenómeno de esta naturaleza, la creciente pudiera ser más severa,” alertó.

Lo más importante, dijo, es que los arroyos, las avenidas y cauces cobren sus distancias, al igual que sus anchos, porque en cualquier momento se puede presentar un desastre natural de mayor magnitud.

Dejar un Comentario